• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alfredo Castro: “No sabía que existía el cine venezolano”

Foto LEONARDO NOGUERA

Foto LEONARDO NOGUERA

El destacado actor chileno rueda en el país El último regalo, ópera prima de Lorenzo Vigas, su primera protagonización en el exterior. Lamenta que en Latinoamérica no se consuma la cinematografía de la región

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El timbre de un apartamento que está ubicado en El Paraíso suena. Lo presiona un joven. Del otro lado aparece el actor Alfredo Castro para atender el llamado. “Tranquilo, nadie me vio”, dice al entrar el recién llegado.

Castro lo ve con desconcierto, da unos pasos mientras la cámara registra su rostro y unos segundos después estalla en tos. El “corten” del director retumba en el sitio y todos los presentes se dedican a atender al intérprete chileno con tazas de té, pastillas y consejos de la abuela. Esa escena no quedó. Las siguientes tres o cuatro tampoco.

El protagonista de El último regalo, la ópera prima de Lorenzo Vigas, se enfermó de laringitis durante el rodaje en Caracas, ciudad en la que ha pasado la mayor parte de los últimos tres meses. “Estar metido en un rol tan complejo debilita, además del cambio de hábitat”, dice con humor.

La historia, cuya filmación terminará en dos semanas, presenta a Armando, un protesista dental abandonado por su padre que recorre la capital -incluso las zonas populares- en búsqueda de jóvenes que le ofrezcan ese afecto que nunca tuvo. Hasta que lo encuentra en el personaje interpretado por Luis Silva.

Castro, que ha trabajado con el director Pablo Larraín en cuatro oportunidades -una de ellas con la primera película chilena nominada al Oscar, No-, señala que es la intuición la que lo ha llevado a vincularse con cineastas jóvenes. En el caso de Lorenzo Vigas, indica: “Leí el guión y me cautivó.  Me pareció escrito de manera brillante y con una historia tremendamente emotiva. El rol era impresionantemente rico en sus matices y acepté sin dudas”.

El intérprete, con más de 30 años de carrera en teatro, televisión y cine, fue contactado por el director venezolano luego de que no consiguió en el país al indicado para el papel. “La trama no será cómoda para el espectador, pero es que me interesa más provocar reacciones, así sea de rechazo, que hacer una película comercial”, revela Vigas.

Además de Catherine Cardozo, el elenco nacional del largometraje está compuesto por talento descubierto en barrios del país a través del ojo de Beto Benítez.


Integración en la gran pantalla. El último regalo es la primera película que Alfredo Castro protagoniza fuera de su país. Aunque al principio el equipo creía que el acento chileno sería un obstáculo, el actor se ayudó en la pronunciación de las palabras y la utilización de venezolanismos.

Confiesa que recientemente vio cuatro películas nacionales. “Me pareció impresionante el nivel de factura, narración, actores... Antes no sabía que existía el cine venezolano y eso no puede pasar. La integración del cine latinoamericano, tan necesaria ahora, puede darse a través de historias como esta con personajes de diferentes nacionalidades”, asegura el artista.

Sobre cómo Castro recordará a Venezuela una vez haya terminado su trabajo en el país, el actor de Prófugos (serie de HBO) solo tiene palabras de agradecimiento por su gente “talentosa y acogedora”.