• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

El Alexis Cárdenas Cuarteto reconstruyó a Bach sobre un joropo

El violinista Alexis Cárdenas / Manuel Sardá

El violinista Alexis Cárdenas / Manuel Sardá

Ivan Lins, Astor Piazzola y Aldemaro Romero confluyeron en un recital que borró las barreras entre lo académico y lo popular

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alexis Cárdenas creó un ensamble a su imagen y semejanza. La firmeza del contrabajista Elvis Martínez, la explosividad y el sabor del cuatrista Jorge Glem y la espiritualidad y el expresionismo del percusionista Carlos “Nené” Quintero representan una base idónea para que el zuliano se desprenda de ángeles y demonios a través de su violín.

Puntualmente, como suele ocurrir en el Teatro de Chacao, el locutor Polo Troconis presentó al solista. Cárdenas comenzó por generar una embriagadora melodía. Eran los cuatro episodios de la Sonata N° 1 en sol menor de Johann Sebastian Bach, cuyas pausas confundían a los asistentes, que no sabían si aplaudir o esperar. Son gajes de un recital fundado musicalmente en un punto medio entre lo académico y lo popular.

Nada de eso afectó al actual concertino de la Orquesta Nacional de Francia, quien invitó a sus aliados para continuar con otra joya del genio alemán –Gigue: segunda partita– construida sobre una arrolladora base de joropo y estribillo.

“Es una noche que ansiaba desde hace mucho tiempo”, dijo Cárdenas. “Bily”, un merengue caraqueño que Glem le escribió a su padre, coloreó la velada, al igual que el bossa “Río Dawing” de Oscar Castro Neves y “Viajera del río”, estándar de la música venezolana –de Manuel Yánez– que el violinista dedicó a su hijo Rodrigo.

Como un bocadillo particular en medio del banquete, llegaron Edward Ramírez (cuatro) y Rodner Padilla (bajo), que junto con Glem y Héctor Molina integran C4 Trío. De Aldemaro Romero, tocaron “De Conde a Principal”, en la que se generaron picos de emoción.

“Es una conexión muy fuerte la que se genera entre artistas. Es una realidad paralela. El mundo anda mal, pero aquí está el amor. Las cosas pueden mejorar”, reflexionó el violinista, que tocará el miércoles próximo en el auditorio del Banco Central de Venezuela, en Maracaibo.

El espectáculo Encores continuó con “Fou Rire” de Richard Galliano, “Pras Crianças” de Hamilton de Holanda y “Los Doce” de Álvaro Romero. Luego interpretaron dos piezas conectadas de Ivan Lins, que se habían saltado del programa: “Vitoriosa” y “Guarde Nos Olhos”.

“Lucerito”, tema que Cárdenas cantó con su voz y su violín a su esposa, marcó el inicio de una recta final que sonó a “Chorinho Pra Ele” (Hermesto Pascoal), “Oblivion” (Astor Piazzola) y “Las Margaritas” (Chucho Valdés). Habían pasado casi dos horas de concierto cuando la audiencia, que agotó las entradas, agradeció de pie: no podía hacer menos ante semejante despliegue de virtuosismo.