• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alberto Slezynger: “Vengo a rescatar el ánimo de los seguidores de Daiquirí”

Alberto Slezynger / Foto: Omar Veliz

Alberto Slezynger / Foto: Omar Véliz

El álbum, nominado al Grammy Latino, presenta seis nuevas canciones, además de piezas clásicas del grupo. El compositor, que vino al país, prevé hacer una gira en 2016 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alberto Slezynger asegura que las canciones de Daiquirí representan su visión de lo que considera es el venezolano, lo que percibía en los años ochenta sobre el ideario y el gentilicio de quienes lo rodeaban.

Han cambiado los contextos, pero asegura que el espíritu es el mismo. “En los ochenta destaqué los códigos internos del venezolano, a quien le encanta la playa, la fiesta y bailar. El caraqueño olvida que detrás del Ávila está el Caribe. Ese mensaje influyó en la psiquis y por eso recibieron bien este ritmo. La situación es otra, pero la esencia se mantiene. La idea es que las personas por un momento se olviden de los problemas”, indica.

El compositor, residenciado en Miami, que vino a Venezuela a presentar Esa morena, el álbum que sorprendió en septiembre al desempolvar el nombre de la banda con la nominación que recibió al Grammy Latino. “No somos solo arpa, cuatro y maracas”, acota y luego recuerda cómo un trabajador de Rori hace más de 30 años se aventuró a sacar un disco con la intención de, por lo menos, comprarse un carro. “En seis meses fue triple platino, que era más de 100.000 copias. Eso me cambió la vida”, recuerda sobre lo que ocurrió en 1983 con la ópera primera. “Vengo a rescatar el ánimo de los seguidores de Daiquirí”, agrega.

“Desde 1996 no había un disco como grupo”, dice quien quiere exaltar piezas pasadas para presentar futuro. Y es que de las doce canciones de la producción, seis son nuevas: “Esa Morena”, “Cariñito”, “Pana parrandero”, “Boquita”, “Sabrosura” y “Eres tú”. De esa forma acaba con un largo paréntesis en el que solo se evocaba al grupo como una figura de una época pasada. Claro, hay cabida a la nostalgia, pero con otros arreglos para temas como “Casa del ritmo”, “Caso perdido” y “Chamo candela”.

Aunque algunos integrantes originales hayan muerto, como el bajista Danilo Aponte, Slezynger –residenciado en Miami– encabeza un proyecto que no dejará desaparecer y al que saca de un letargo creativo impulsado por la nominación de la Academia Latina de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos.

Esta vez, fue al estudio de grabación con músicos de sesión del círculo de Miami como el guitarrista Juan Pablo Daza (Juanes) y el percusionista Richard Bravo (Shakira y Ricardo Montaner) o el productor Yasmil Marrufo, —“que conozco desde que tocaba en una tasca en Parque Central”—. Incluso, “Pana parrandero”, uno de los seis temas nuevos del álbum, lo compuso con Jorge Villamizar (ex Bacilos) nominado al igual que Daiquirí en la categoría de Mejor Álbum de Fusión Tropical por El día que vuelva. También compiten Chino y Nacho con Radio universo.

De concretarse la gira para 2016, convocaría a algunos de los que participaron en el álbum y otros viejos amigos que lo acompañaron en esta empresa durante los ochenta, como Carlos “Nene” Quintero y Rodolfo Reyes.

Como músico nunca estuvo inactivo. En Estados Unidos se dedicó a la composición de jingles y música para telenovelas como Marido en alquiler o Tierra de reyes. Sin embargo, decidió acabar con este largo paréntesis. “Me di cuenta de que en los últimos 30 años nadie creó una música como ésta. Ninguna persona lo agarró y lo desarrolló. Han sacado merengue y bachatas muy buenas, pero dentro de un modelo estático en buena parte. No he notado nada en el mercado así, que como no se puede etiquetar, se le dice ritmo Daiquirí”, indica el cantante en referencia a un estilo fácil de reconocer, como ocurre con Guaco.

Slezynger partió en los noventa a Estados Unidos justo cuando empezó a tambalearse la industria discográfica en Venezuela. “Me dediqué a la música publicitaria porque ya tenía un chamo. Hice un disco personal llamado Caribeña sin mucha resonancia y otro de big band. Luego me concentré en otros proyectos”.


hsanchez@el-nacional.com