• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Alberto Asprino intenta dibujar el rastro de la memoria

Alberto Asprino

Alberto Asprino

La exposición Antropometrías indelebles presenta una gran instalación fotográfica con más de 120 imágenes en pequeño y mediano formato y un video

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Revisar y reactualizar despojos y desechos; mostrar el rastro inconsciente, natural, espontáneo, visceral, temeroso; abrir ese expectro; exponer la memoria como reinterpretación individual; estudiar el gesto que está marcado por una acción especial: decidir. Tal es la propuesta de la individual del artista marabino Alberto Asprino, Antropometrías indelebles, que inaugura el domingo en la Fundación D.O.P. y que exhibirá una gran instalación fotográfica con más de 120 imágenes en pequeño y mediano formato y un video, partiendo de un registro serial de las manchas que deja sobre el papel la tinta azul que se usa en las votaciones.

Utilizando como referencia el trabajo artístico de Yves Klein, Asprino se ocupa de la memoria, de la huella que deja el cuerpo con la tinta, el dedo que mancha el papel, que lo interviene como si fuera un lienzo. El artista recolectó las servilletas utilizadas para limpiarse el dedo después de votar. Lo que en principio comenzó como una inquietud propia de alguien que acostumbra a recoger, archivar y acumular se convirtió en una propuesta plástica. “Por esta cosa de la memoria y la identidad me propuse recuperar de alguna manera ese material, sin tener la idea todavía de una propuesta expositiva, pero sí con la intención de reciclar la impronta de lo humano como registro de la memoria”, indica Asprino.

El concepto de la muestra sorprende y se propone como una etapa en la búsqueda del trabajo de Asprino, como otra forma de abordar sus inquietudes. “Yo también pudiera ser uno de los sorprendidos de este resultado”, dice. “Por muchos años he sido admirador del objeto encontrado y todo mi trabajo desde los ochenta se centró en la mirada enfrentada al paisaje. Una línea de trabajo está motivada en Armando Reverón y otra a partir de la memoria. Siempre he sido como un recolector. Y he tenido un acercamiento al tema de la pintura. Muchas veces aunque sean obras tridimensionales o instalativas, tienen que ver con el tema de la pintura, hay una manera de pintar el paisaje. En este caso se trata del paisaje totalmente emocional. En las servilletas sigue el tema de lo matérico, de lo objetual, y del reciclaje del desecho”.

Conseguir las servilletas fue una tarea difícil derivada de una confusión: muchas veces se cree que esos papeles son material electoral en lugar de desechos. Asprino buscó la forma de recolectarlas y de la manera en que le interesaba. “Me gustaba tomarlas justo después de que votaban, recuperarlas en ese momento. Había oportunidad de recogerlas al otro día cuando las embolsaban y las tiraban, pero para mí ya era basura y estaba contaminado con otras cosas que a mí ya no me interesaban”.

Una vez acumulados lo papeles vino un proceso de selección y archivo, para trabajar la idea de la exposición. Asprino trató de no intervenirlas mucho, la labor consistió en abrirlas y ver lo que ofrecían, en algunos casos obtuvo un tipo de mancha y en otros un volumen. Luego se decidió a incorporar la fotografía para lograr su propuesta: la mancha es expresión de la emoción y de la memoria. “Me interesó ese tema porque la fotografía independientemente de la parte estética también saca las emociones, también retrata las emociones, y el paisaje emocional me interesa mucho”.

FICHA
Antropometrías indelebles
Alberto Asprino
Fundación D.O.P, Torre D.O.P., Avenida Principal de Las Mercedes
Inauguración: domingo 30 de septiembre, 11:00 am