• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Aguas podridas arrastran a una sociedad enceguecida

“Como artista creo que lo importante está en hacer reflexionar no a los que detentan el poder, sino a las personas que los eligen”. Armando Álvarez, Director | FOTO Leonardo Guzmán

“Como artista creo que lo importante está en hacer reflexionar no a los que detentan el poder, sino a las personas que los eligen”. Armando Álvarez, Director | FOTO Leonardo Guzmán

La pieza Enemigo del pueblo vuelve a las tablas escenificada por el Grupo Teatral Skena, adaptada por Ugo Ulive y bajo la dirección de Armando Álvarez. El montaje alerta sobre la idea de que las mayorías no necesariamente tienen la razón

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Al doctor Tomás Stockmann no le interesa la política, sólo sabe que el agua está envenenada. Comienza, entonces, su lucha para alertar a la sociedad. Pero es inútil, ya la población está contaminada con una enfermedad peor: la mentira. El gobernador, su hermano, se aprovecha de esto para lograr que el doctor sea señalado como el Enemigo del pueblo. La historia cuestionará al espectador sobre la idea de que ser mayoría no implica tener la razón. 

La pieza, original del escritor y poeta noruego Henrik Ibsen y publicada en noviembre de 1882, vuelve a las tablas nacionales escenificada por el Grupo Teatral Skena, bajo la dirección de Armando Álvarez. El montaje se estrenará hoy en el PH del Centro Cultural BOD-Corp Banca y permanecerá en cartelera hasta el 13 de octubre.

El poder, la mentira, el deber de los medios de comunicación y la corrupción son temas que Álvarez ha trabajado desde 2008 con montajes como ¡Ay, Carmela!, La Ola y Hamlet. “Me dio un placer morboso muy grande ver cómo la gente era sacudida ante una obra, algo que hace mucha falta en la escena nacional”, expresa.

La idea del nuevo proyecto comenzó a engendrarse en noviembre del año pasado. Al comienzo, la intención era montar Tío Vania, del ruso Antón Chéjov, pero Álvarez consideró que no era conveniente porque necesitaba algo más que contar una historia. Todo decantó en la versión que escribió el dramaturgo de origen uruguayo, Ugo Ulive, en los años noventa. “Me encantó cómo están condensados los temas. Me encontré a mí mismo mientras la leía, saboreando la posibilidad de hacer las escenas. Me interesa involucrar al espectador en una obra que presenta a un pueblo envenenado; es una situación que siempre será vigente porque las bajas pasiones son parte de la naturaleza humana. Como artista creo que lo importante está en hacer reflexionar no a los que detentan el poder, sino a las personas que los eligen”, agrega el director.


Sociedad corrompida. El montaje comienza con una rueda de prensa a la que ha sido invitado también el público. Corren los años sesenta en una ciudad que puede ser cualquiera. El gobernador anuncia la inauguración de un balneario con poderes de curativos “demostrados científicamente”. Un mensaje que refuerza con un video propagandístico. Pero de las montañas se ha filtrado la contaminación, hecho que ha descubierto el doctor del pueblo y planea alertarlos a todos sobre las consecuencias. El poder lo tilda, entonces, de desequilibrado, calla a los medios y alecciona a la población. “Qué sucia es la mente de los políticos que confunden la verdad con la locura”, se lamenta Tomás y decide rebelarse contra la mayoría que dice tener la verdad, porque si ser amigo significa permitir la corrupción, prefiere ser el enemigo.

Los personajes –interpretados por Basilio Álvarez y Jorge Palacios en los roles principales, junto con Juan Carlos Ogando, Israel Moreno, Alejandro Díaz, Beatriz Mayz y Luis Ernesto Rodríguez– recorren una escenografía móvil que convierte una oficina en sala de estar o en la redacción de un periódico. Las paredes de la escena simulan el moho y las filtraciones de una sociedad podrida; y el ruido de un agua que gotea se mezcla con la melodía que marca transiciones y acentúa emociones.

Enemigo del pueblo ya había subido a las tablas este año, presentado por el Grupo Teatral Emergente y protagonizado por Antonio Delli –quien hace una participación especial en el montaje de Skena–, hecho que no perturbó a Álvarez ni al equipo. “Yo vi ese montaje hace unos meses, me pareció interesante su acercamiento al texto. Para nosotros nunca fue una opción dejar el nuestro. Más bien sería genial que la obra estuviese en cartelera todo el tiempo, con otros grupos y en otras ciudades también, porque su mensaje es muy importante”.


Enemigo del pueblo

Centro Cultural BOD-Corp Banca, La Castellana, PH

Estreno: hoy

Funciones: viernes y sábado, 8:00 pm; domingo, 6:00 pm

Entrada: 170 bolívares