• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Aficionados de las historietas tuvieron su templo

Muchas personas asistieron disfrazadas / Foto:William Dumonto/El Nacional

Muchas personas asistieron disfrazadas / Foto:William Dumonto/El Nacional

Los organizadores del Comic Con no pudieron traer a artistas extranjeros. Entre los invitados estuvo el actor de doblaje Framk Maneiro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El aire acondicionando no fue suficiente para mantener fresco el ambiente del Urbán Cuplé del CCCT, que se atestó de personas desde el viernes hasta ayer por el Comic Con 2014.

Las colas para comprar entradas llegaban hasta el estacionamiento. No eran filas convencionales, más de un desprevenido visitante del centro comercial fruncía el ceño cuando veía a hombres y mujeres disfrazados de Harry Potter, Beetlejuice, Mario, el enigmático Rorschach y Hit-Girl, la peligrosa heroína de Kick Ass. No importaba la edad, desde niños menores de 10 años hasta padres de familia llevaban indumentaria relacionada con alguna serie, película, historieta o videojuego venerado.

“Nada más entre viernes y sábado vinieron más de 5.000 personas. Hubo una gran aceptación de los artistas nacionales, como Framk Maneiro, el famoso actor de doblaje”, dijo Mario Paolillo, uno de los organizadores.

Este año no pudieron traer a nadie del exterior, como sí ocurrió el año pasado, cuando estuvo Noah Hathaway, conocido por interpretar a Atreyu en La historia sin fin. Ausencias que fueron sentidas por algunos.

“Me han gustado más los anteriores. Le faltó entretenimiento, invitados de afuera, como cuando vinieron el que hizo de Atreyu y algunos actores de los Power Rangers”, afirmó Estefany Mavarez, visitante de Valencia con la que muchos querían tomarse una foto por estar vestida como Riven, la curvilínea guerrera del videojuego League of Legends. “Es un personaje que me encanta por su diseño, habilidad, fuerza y sensualidad”, agregó.

Entre los cómics más vendidos estuvieron los de Batman, Superman, X-Men y Hora de aventura. Los precios variaban entre 90 y 450 bolívares.