• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Aerosmith conserva su potencia en el universo multiforme del rock

La agrupación interpretó temas como “Dude (Looks Like A Lady)”, “Cryin’” y “Livin’ On The Edge” | Foto William Dumont

La agrupación interpretó temas como “Dude (Looks Like A Lady)”, “Cryin’” y “Livin’ On The Edge” | Foto William Dumont

La banda visitó por segunda vez el país y trajo sus éxitos como parte de The Global Warming Tour 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Steven Tyler hace lo que le provoca sobre el escenario. Salta, corre, toca la batería, imita la halterofilia con el paral del micrófono, improvisa movimientos seductores, bebe de las botellas del público y lanza por los aires sus pulseras, su armónica y su desfachatez. El líder de Aerosmith, banda que se presentó el sábado en el estacionamiento del Poliedro de Caracas, hace del entretenimiento y el rock n’ roll un mismo lenguaje.

La agrupación visitó por segunda vez el país, en esta ocasión como parte de la gira The Global Warming Tour que los ha llevado por países como Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón. Venezuela fue su primera parada en el recorrido hacia América Latina.

El concierto arrancó a las 7:30 pm, cuando Del Pez abrió la noche como premio por haber ganado el Festival Nuevas Bandas. Contrario a lo que a veces sucede con los teloneros, los músicos capturaron la atención del público con sus ritmos alternativos.

A las 8:40 pm, al apagarse las luces, “los chicos malos de Boston”: Tyler (voz), Joe Perry (guitarra), Brad Whitford (guitarra), Tom Hamilton (bajo) y Joey Kramer (batería) se adueñaron de la tarima. En los teclados se sumó Russ Irwin, quien ha tocado con Sting.

Trajes chillones, ventiladores y el acostumbrado “¡Caracas!” dieron paso a temas como “Love In An Elevator”, “Toys In The Attic”, “Oh Yeah” y “Lover Alot”, las dos últimas de su decimoquinto álbum Music From Another Dimension!, luego de 8 años sin grabar. Pero fueron pocos los temas nuevos, durante las dos horas de show privaron éxitos como “Dude (Looks Like a Lady)”, “Cryin’” y “Livin’ On The Edge” ─del disco Get A Grip─ y “Same Old Song And Dance”. “¡Gracias! ¡Qué bella noche!”, decía Tyler, mientras el público lo seguía por el largo pasillo que se extendía del escenario.

A “Jaded” siguieron más gritos de los fanáticos “I’m fucking happy now!”, gritó a su vez el showman de la banda que tiene más de 4 décadas de trayectoria. Del disco Rocks tocaron “Combination”; y de Pumps, “What It Takes”. El episodio romántico llegó con “I Don’t Want To Miss A Thing” y la estridencia se abrió paso con “No More, No More”,  “Crazy” y los solos de Perry, que mientras tocaba una guitarra, mantenía otra guindada en la espalda. Esta vez no hubo fallas de sonido como en el concierto anterior de la banda, pero sí fue necesario ecualizar las frecuencias.

Antes de su salida en falso, los músicos recordaron a Los Beatles con una versión de “Come Together” y al hip hop de Run-DMC, con quienes grabaron “Walk This Way”. Aerosmith volvió a la tarima con un piano de cola blanco ─al que se subieron Tyler y Perry─ para interpretar “Dream On”. Entre sonidos electrónicos, fue “Sweet Emotion” la que marcó el cierre. “Estamos encantados”, dijo Perry. “Espero que se hayan divertido”, finalizó Tyler antes de presentar a los miembros de la banda y juguetear una vez más con la cámara.