• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Bautista Urbaneja se incorporó a la Academia

Diego Bautista Urbaneja / Belinda Uzcátegui

Diego Bautista Urbaneja / Belinda Uzcátegui

El también abogado y politólogo se sentará en la silla “K” que perteneció a Blas Bruni Celli, fallecido en enero de este año

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sillón marcado con la letra “K” de la Academia Nacional de la Historia, que perteneció a Blas Bruni Celli –fallecido en enero de este año–, está ocupado ahora por Diego Bautista Urbaneja. El intelectual fue incorporado a la institución ayer, luego de leer su discurso “Las primeras décadas de la renta petrolera y la silenciosa siembra del rentismo”.

Elías Pino Iturrieta, también individuo de número de la Academia y editor adjunto de El Nacional, respondió a las palabras de Bautista Urbaneja.

El discurso es parte de las investigaciones que el historiador, abogado y politólogo presentó en el libro La renta y el reclamo petrolero, editado recientemente, en el que analiza la concepción que tienen los venezolanos de la producción de riqueza y de su relación con el trabajo individual y el gobierno; también, cómo Venezuela se convirtió en un país dependiente de la fluctuación de los precios del petróleo en los mercados internacionales.

Bautista Urbaneja se graduó de Derecho en 1969 y fue diputado al Congreso 30 años después. Además, ha hecho una extensa carrera en las instituciones de educación superior dentro y fuera del país. Fue fundador de la Escuela de Estudios Políticos de la Universidad Central de Venezuela y profesor de Historia de las Ideas Políticas y de Sistema Político Venezolano durante tres décadas en esa misma casa de estudios. Y, entre 1986 y 2006, fue profesor invitado en varias oportunidades del St. Antony’s College de la Universidad de Oxford en diversos programas relacionados con los estudios de los procesos políticos en América Latina.