• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Abraham Pulido prefiere personajes que "luchen contra sus demonios internos"

En 10 semanas Hasta que la muerte nos separe se convirtió en la cinta venezolana más vista del 2015 | Foto: cortesía

En 10 semanas Hasta que la muerte nos separe se convirtió en la cinta venezolana más vista del 2015 | Foto: cortesía

Luego del éxito de su última producción, el cineasta está dedicado a una película sobre la vida del apóstol Santiago, una serie basada en la vida de Edmundo Chirinos y un guión que escribe junto con Leonardo Padrón llamado Lluvia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Abraham Pulido dijo sentirse emocionado y agradecido por la recepción que ha tenido Hasta que la muerte nos separe, filme que luego de 10 semanas en cartelera se convirtió en la película venezolana más vista del año.

A pesar de ello, Pulido continúa trabajando en otros proyectos que incluyen una serie inspirada en el psiquiatra Edmundo Chirinos y una película que se nutre de relatos bíblicos. El director se muestra fascinado frente a personajes que "luchan contra sus demonios internos" y que además se ven sumergidos en el álgido mundo de los celos.

Pulido es un admirador de la forma en que el cine norteamericano ha utilizado clásicos para hacer grandes producciones. "Este tipo de historias se pueden universalizar", indicó.

Hasta que la muerte nos separe está inspirada en la obra teatral de Shakespeare, Otelo. "Estudiamos bien la estructura de Otelo. En este caso, era un general que se hace gobernador de una isla de Chipre. Decidimos adaptarlo a un boxeador, quien se enamora de un personaje que no tiene nada que ver con su mundo", señaló el cineasta.

Sostuvo que buscó que la historia traspasara el tema de los celos en el ámbito del amor en pareja. Así que se "aderezó" este sentimiento con la envidia que sentía Nacho (Carlos "Trece" Molina) hacia Otto (Rubén Zapata) por no haberse convertido en un gran boxeador como quería su padre.

"Hay muchos colegas y críticos de los que uno percibe están llenos de envidia", expresó. El director, con más de 30 años de trayectoria, dijo orgulloso que hay gente que sale llorando de la sala. "Hay una muchacha de Barquisimeto que la vio siete veces. Claro, yo la he visto 30, pero es interesante que alguien haya tomado esta película así", agregó.

Sobre el mundo de las películas comerciales, Pulido manifestó que el verdadero reto consiste en mezclar el cine de este tipo con "algo" que haga pensar al espectador. "Hay películas que son fantásticas y que admiro. Pero quizás están hechas para otro público más específico", afirmó.

La cinta también tiene la virtud de ser la primera película venezolana que plasmó efectos visuales durante 15 minutos, lo que les tomó 11 meses de trabajo. Pulido explicó que se hicieron planos del Poliedro y del Madison Square Garden porque debían replicarse entre 20.000 y 30.000 personas. "La idea era darle un sentido totalmente hiperrealista. Eso lo hizo un venezolano, Rodrigo Jiménez. José Luis Mijares también contribuyó en el proceso de postproducción (...) La gente que conoce de efectos especiales en Los Ángeles se sorprendió de la calidad de Hasta que la muerte nos separe", indicó.

Referente a los actores, el director dijo sentirse satisfecho por el reparto con el que contó en Hasta que la muerte nos separe. Definió a Rubén Zapata, conocido como Zapata 666, como un boxeador realista. "Cuando vi a Carlos "Trece" Molina y a Rubén en escena, me di cuenta de que tenía una película muy realista", resaltó Pulido, quien sostuvo que para el cine prefiere que los actores lleven el personaje dentro. 

Destacó que la combinación entre el personaje de Diana (Alexandra Braun) y el de Otto se lograra. "Una mujer bella, del mundo de la moda, de la televisión, de la radio. Fue un reto interesante lograr que se combinara con alguien que venía de abajo", señaló.

La película contó además con reconocidos actores como Willian Goite, Eduardo Orozco, María Antonieta Duque, Karina Velásquez, Mariángel Ruiz, Juan Carlos García, Carlos Moreno, Antonio Cuevas, Athina Klioumi y Carlos Cruz. 


El director indetenible


Abraham Pulido dirigió recientemente la serie Demente criminal, inspirada en la vida del fallecido psiquiatra Edmundo Chirinos. "Es un personaje reconocido como un genio intelectual. Fue rector de la UCV y una persona admirada por colegios de psiquiatras nacionales e internacionales. Al final, fue incapaz de resolver sus propios demonios internos", describió.

La serie, que contó con la actuación de Lorena Rojas (fallecida de un cáncer en febrero), se estrenará en Venezuela en las próximas semanas a través de Venevisión a las 8:00 pm. Pulido lamentó el deceso de Rojas y recordó la última escena en la que interpretó la madre de la víctima. "Te electriza cuando ves un segmento de su última escena, en la que le pedía a Dios que le explicase por qué su hija había muerto".

Un guión de su autoría y del coguionista de Hasta que la muerte nos separe, Ricardo Lorenzo, se realiza en España bajo la dirección de Alan Coton. Santiago, hijo del trueno narra la historia del apóstol Santiago con un estilo de lenguaje inspirado en el formato de Juego de tronos. "Traté de buscar en el mercado qué historias no habían sido hechas, o qué tipo de historias habían sido olvidadas. Y me di cuenta que los temas relacionados con la Biblia quedaron en la década de 1970 y no habían sido desarrollados con técnicas nuevas", explicó.

Pulido indicó que estas historias se vuelven exitosas luego de 2000 años porque tocan los mismos problemas que se viven en el siglo XXI. "La pasión contra la razón, la envidia, los celos, el poder", resaltó. Sostuvo que luego se hará una serie de películas sobre todos los apóstoles para luego crear una serie con los personajes planteados. En este momento el guión de Judas está en desarrollo. Pulido no pudo ejercer la dirección de Santiago, hijo del trueno porque la preproducción coincidió con el estreno de Hasta que la muerte nos separe.

Entre otros proyectos, el director escribe un guión junto con Leonardo Padrón llamado Lluvia y otro sobre la vida de Jimmie Angel, a quien se le atribuyó la noticia de la existencia del Santo Ángel.