• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

Las letras venezolanas pierden a la escritora Michaelle Ascencio

Michaelle Ascencio / Omar Véliz

Michaelle Ascencio / Omar Véliz

La antropóloga y profesora universitaria falleció ayer debido al cáncer que padecía desde 2011. Intelectuales la recuerdan como una persona sensible, pero rigurosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La escritora venezolana Michaelle Ascencio dejó letras huérfanas ayer en la mañana, cuando perdió la batalla que libraba en contra del cáncer desde 2011.

La antropóloga de profesión era profesora titular de la Universidad Central de Venezuela, en las carreras de Antropología, Historia y Letras, escuela en la que se licenció. Además, se graduó en Etnología por la Université d´Etat d´Haiti e hizo un doctorado en Etnología y Antropología Social de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París

"Michaelle no quería morirse”, comenta la también docente universitaria Maria del Pilar Puig, notablemente conmovida. “Ella nunca se entregó a la muerte. Michi se resistía, igual que debemos resistir todos porque como decía Lorca: toda muerte es un asesinato”, agregó.

Puig recuerda a su amiga y colega de muchos años como una persona sumamente recta, rigurosa, con juicio, pero con gran sensibilidad. “Ella se molestaba con ciertas cosas, se encerraba en sí misma, pero siempre volvía a tender puentes para la reconciliación, para seguir queriendo”, recuerda. “Ella tenia muchas cosas que hacer todavía aquí. No debía haberse muerto”, sentencia.

La escritora Victoria di Stefano opina en esa misma línea: “Era una mujer que tenía mucho que dar todavía. Una gran historiadora, escritora e investigadora. Es una perdida para el país, para la intelectualidad. Estaba todavía en la flor de sus dones y de su talento”, señala la destacada académica.

El periodista y gestor cultural Jaime Bello-León escribió en su cuenta en Twitter: “Los dioses, si existen, tienen que estar de carrera, tienen que hacer una gran fiesta para Michaelle Ascencio. A nosotros nos toca llorarla”.

El historiador, profesor universitario y editor adjunto de El Nacional, Elías Pino Iturrieta, recuerda a la Michaelle Ascencio que fue su amiga, pero destaca su legado a las letras venezolanas.

“En el campo de la narrativa nos dejó libros muy hermosos, especialmente Mundo, demonio y carne, una novela extraordinaria, desde mi punto de vista. Tenía terminada una novela sobre el Circo Razzore, célebre hace  años, que ojalá se publique. Su legado fue importante en el campo de la antropología. Ahora recuerdo un aporte de entidad, Del nombre de los esclavos, publicado por la Facultad de Humanidades,  sus investigaciones sobre el culto de San Benito en el sur del lago de Maracaibo; y De que vuelan, vuelan, libro lleno de hallazgos y retos sobre la religiosidad popular en nuestros días”, indica el intelectual.

Ascencio tuvo, además, una destacada labor dentro de la Academia, explica Pino Iturrieta. “Fue una extraordinaria directora de la Escuela de Letras de la UCV, trabajo que me tocó de cerca porque tuvimos entonces responsabilidades compartidas en la Facultad de Humanidades; y una referencia de calidad y profundidad como catedrática de la Escuela de Historia. Si se agrega que fue una luz en el entendimiento de las conductas de la sociedad venezolana en torno al racismo, una voz clara contra la barbarie del actual régimen y un regocijo para quienes tuvimos la suerte de su compañía, decir que su pérdida es irreparable no es un lugar común”, concluye.

El sepelio de Michaelle Ascencio se realizará este domingo en la sala 4 del Cementerio del Este. Sus restos serán cremados el lunes a la 1:00 pm.


jmarquez@el-nacional.com