• Caracas (Venezuela)

Escenas

Al instante

ANTV: propaganda oficialista con poco rating

A partir de 2016 habrá 167 diputados en el hemiciclo | Foto Archivo El Nacional

La televisora fue creada para convertirse en esa ventana que haría de la sociedad una supervisora activa de las leyes que la rigen | Foto Archivo El Nacional

La programación ha estado dedicada en los últimos días a rechazar la "bancada de diputados burguesa" que será mayoría a partir del martes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una figura animada de Hugo Chávez recorre bailando el nombre del programa en la pantalla. Son las 5:00 de la tarde y comienza En la movida, que integra la parrilla del canal de la Asamblea Nacional, ANTV. 

Uno de los moderadores, Freddy Gutiérrez, saluda a los trabajadores de la planta televisiva y al Sebin. Dice que continuará la labor del fallecido presidente, para que sea irreversible su legado, y que el martes -cuando entre en funciones el nuevo Parlamento- los 55 diputados de la tolda oficialista estarán rodilla en tierra para defenderlo. 

Lo que sigue es igual. La programación que incluye espacios de opinión, noticieros y segmentos culturales para jóvenes siguen la misma línea: la de la revolución. Imágenes y audios de Chávez; Diosdado Cabello refiriéndose a la nueva "asamblea burguesa"; así como videos sobre las guarimbas de la "oposición irracional", sobre las 18 derrotas que sufrió la derecha en 19 elecciones, sobre los logros del gobierno y actividades de relevancia para la historia de Venezuela como la "siembra" de Pedro Camejo en el Panteón Nacional encabezan la información. 

El 1º de enero se hizo efectiva la orden de transferencia que el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, hizo el pasado 10 de diciembre. La señal pasó a ser administrada por sus trabajadores, los equipos fueron retirados del Hemiciclo y, además, ostenta un nuevo nombre: Fundación Audiovisual Nacional de Televisión. 

Todavía no se conocen cómo impactarán estos cambios en la programación del canal. 

La televisora, que forma parte del Sistema Bolivariano de Comunicación e Información, fue creada para convertirse en esa ventana que haría de la sociedad una supervisora activa de las leyes que la rigen. 

Es en teoría de servicio público y sin parcialidad partidista, pero tiene como primer objetivo -publicado en su página web y destacado en negritas- "fortalecer el proceso bolivariano y revolucionario a través de la gestión del Poder Legislativo". 

Se trata de una manera de comunicar que en 2016 tal vez se modifique. 

"El canal no es de servicio público. No cumple con los cánones internacionales de lo que ello significa y que se basa es un principio fundamental que dicta que no puede operar como un brazo político del Ejecutivo. Cercena la pluralidad que debe existir en los programas de opinión y sus entrevistas están orientadas al sector oficial", expresa Gustavo Hernández, ex director del Instituto de Investigaciones de la Comunicación. 


¿Quién mira ANTV? De acuerdo con un trabajo de investigación publicado por el Instituto de Prensa y Sociedad Venezuela, en los días anteriores a las elecciones del 6 de diciembre, más de 70% del contenido de los noticieros estuvo orientado a exaltar los logros del gobierno, mientras que el apellido o figura de Chávez llegó a aparecer un promedio de 10,5 veces por hora en un día de programación. 

Un contenido que, sin embargo, no ha interesado a la audiencia venezolana. Según el Informe Anual de Audiencias elaborado por el Ministerio de Comunicación e Información, en 2014 ANTV solo tuvo 0,3% de share, cifra que se mantuvo con respecto al año anterior. En ese porcentaje predominan televidentes de edades comprendidas entre 35 y 44 años, del sexo femenino y de estratos sociales D y E. Luego de Ávila TV, es el canal con menor rating del Sibci, que encabeza Venezolana de Televisión con 4,8%. 

"Las televisoras del Estado no llegan a 8% de la audiencia porque el contenido formativo es deficiente, hacen propaganda en vez de información, tienen baja calidad de imagen, deficiencias de producción, nada de posproducción. No cumplen con las prácticas periodísticas: no contrastan fuentes, no contextualizan, son anclas sin entrenamiento, con problemas de dicción", afirma Carlos Delgado Flores, director del Centro de Investigación de la Comunicación de la UCAB. 

Una descripción que no se corresponde con la inversión hecha. La investigación que realizó el IPYS Venezuela señala que el Estado otorgó a ANTV un presupuesto de 50 millones de bolívares en 2015. Un monto que se incrementará a 84.521.416 bolívares en 2016, según el proyecto de Ley de Presupuesto de la Nación. 


Sin pluralidad. Protestas, censura y salidas escandalosas han sido parte de la historia de ANTV. Se creó en 2005 como una fundación perteneciente a la Asamblea Nacional. Al año siguiente comenzó sus operaciones por señal satelital y de cable, hasta que pasó a señal abierta. Desde mayo de 2013 se estableció que sería el único canal que transmitiría las sesiones parlamentarias. 

Los artículos 56 y 66 del Reglamento de Interior y Debates de la Asamblea Nacional prohíben la entrada al Hemiciclo de los periodistas que no sean de su plantilla o la de VTV. 

Luego de las elecciones del 6-D, el control de la televisora y de AN Radio pasó a manos de sus trabajadores, entre quienes ya no se incluye el periodista Luis Eduardo Ynciarte, que renunció en vivo por el bajo sueldo: 5.600 bolívares. 

Este hecho se sumó a las denuncias presentadas por parlamentarios de la oposición, como Carlos Berrizbeitia: "El director de cámara tenía la orientación de no solo no enfocar a los diputados al momento de sus intervenciones sino tampoco darles la posibilidad de presentar un video o utilizar las herramientas del canal. Si había ausencia de los oficialistas, no lo mostraban. Ese canal no se manejó ni con profesionalismo ni con ética. Pero a partir del 5 lograremos que todos los medios entren al Hemiciclo para que lo que pase en la plenaria sea la realidad y no la manipulación". 

Otros parlamentos en la TV

El de la BBC en Londres es uno de los casos en el mundo de un canal que emite información sobre las sesiones del Parlamento en una sociedad. Hasta ahora de los más exitosos, junto con otros de países como Francia y Estados Unidos. 

En todos los puntos cardinales, los gobiernos abren espacios para las informaciones legislativas y ofrecen programación cultural, educativa yhasta gastronómica. 

En América Latina recientemente este formato fue noticia por pasados turbios. En Argentina, el gobierno de Mauricio Macri suspendió hastafebrero la señal de Senado TV debido a que presentaba un perfil orientado al kirchnerismo. Y no ha sido la única medida. El ministro de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombarda, anunció que se revisará la participación de ese país en Telesur y que además redactará un manual de estilo para los medios públicos con el propósito de recuperar la objetividad.