• Caracas (Venezuela)

Ernesto Alvarenga

Al instante

Más allá de una señal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La decisión de darle casa por cárcel al comisario Iván Simonovis no debe ser vista como un acto caprichoso del alto gobierno y del presidente Maduro en particular. Sé de las serias diferencias que existen en el alto gobierno. No debió ser fácil enviarlo a su casa en horas de la madrugada.

Celebro esta decisión que permite, después de 10 años, que una familia se reencuentre. Fue y es una decisión política acertada. Ojalá que la misma sea extendida a los jóvenes estudiantes hoy injustamente detenidos, incluso que valla más allá y permita el indulto o la amnistía a otros venezolanos que se encuentran en prisión, como lo establece en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, de la cual es firmante el presidente Maduro y altos miembros del gobierno.

Yo también soy firmante y creo en ella como contrato social. Ruego a Dios que esta no sea, como no lo creo, una decisión aislada, sino que apunte a un sentimiento generalizado que existe entre los venezolanos: la concordia y el entendimiento en estas horas difíciles de la república son las bisagras para que nuestro país, sin odio ni resentimiento, se encamine a la reconciliación. En nuestro país ningún venezolano sobra, todos cabemos en él.

Presidente Maduro, con su decisión y del sistema judicial evitó un nuevo Franklin Brito. Continúe con el diálogo y no descalifique; esa decisión debe formar parte de la política general en todos los ámbitos de la vida nacional.

Un abrazo a la familia Simonovis.