• Caracas (Venezuela)

Emiro Rotundo Paúl

Al instante

Sin comentarios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Copio a continuación, sin comentarios y para la reflexión de los lectores, algunos párrafos, libres del floripondio característico, del documento de los militares insurgentes del 4-F, tomados del apéndice del libro de Ramón Hernández Revelaciones de Luis Tascón, Editorial Libros Marcados C.A., septiembre de 2008:

 “Nosotros, los abajo firmantes, oficiales superiores, subalternos, tropas profesionales y soldados, integrantes del Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR-200)…nos dirigimos a la Nación para exponer las razones que nos obligaron a insurgir contra un gobierno devenido en tiranía, que como tal se arroje (sic) todos los poderes del Estado… (Pág. 137, mitad de párrafo).

“En Venezuela no existe separación alguna entre las ramas del Poder Público, pues los partidos políticos, violando deliberadamente su función de intermediarios entre la sociedad y el Estado, conspiraron entre sí para usurpar la soberanía popular y lograr que el Ejecutivo se arrogase la totalidad de los Poderes del Estado (Pág. 141, párrafo 3).

“Con ello se estructura un Poder Legislativo cautivo del Poder Ejecutivo, al que corresponderá, a su vez, nombrar a los integrantes del Poder Judicial. Lo que hará sobre las mismas bases que determinaron su propia elección, es de decir, se asegura la escogencia de jueces útiles e idóneos para cumplir con su cometido al servicio del Poder Ejecutivo. Con esto, el candidato a la Presidencia de Venezuela garantiza, de antemano, su control absoluto, real y efectivo de todos los Poderes del Estado (Pág. 141, último párrafo).

“La tiranía se caracteriza por el ejercicio personal del Poder, en provecho propio y en perjuicio de los opositores reacios, criminales sin más para el tirano, que no admite resistencias a su voluntad. La persecución personal, la privación de los empleos, la expropiación arbitraria, la crueldad sanguinaria en la represión… (Pág. 143, párrafo 2).

“¿Cómo podría calificarse al gobernante que por dejación, y a veces, por decisión deliberada permite y propicia que los habitantes del País sean habitualmente ejecutados por el hampa todos los fines de semana? ¿Cómo justificar las cuarenta víctimas de asesinato que solamente en la Capital nos brinda semanalmente esta falsa democracia? (Pág. 147).

“¿Cómo negar que el presidente Carlos Andrés Pérez es el hombre que en dos gobiernos nos empobreció y endeudó fraudulentamente en beneficio propio y de sus cómplices… que impide la libertad de expresión y condona (sic) las amenazas de vida contra los disidentes, permanece indiferente ante la inseguridad pública y ante la violación de los derechos humanos en las cárceles y retenes del País e incita o tolera que los adulantes esculpan sus rasgos faciales y gestos en estatuas hechas a imagen del Padre de la Patria”…? (Pág. 151, párrafo 2).

“¡Por eso insurgimos! Y hoy ante la situación de degeneración política, económica y sobre todo moral que continúa convulsionando y desgarrando la sociedad, el Movimiento Bolivariano Revolucionario (MBR-200) exige la convocatoria a un referéndum nacional para revocar el mandato del Presidente de la República, a los parlamentarios que componen el Congreso Nacional y a los integrantes de la Corte Suprema de Justicia, Consejo de la Judicatura, la renovación general del Poder Judicial, así como la renuncia del Consejo Supremo electoral, devolviendo de esta manera la soberanía a su propio elemento: EL PUEBLO VENEZOLANO” (Pág. 152, primer párrafo).