• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

La sazón tradicional de Trina

Trina Arocha / Ricardo Robles

Trina Arocha / Ricardo Robles

La autora de Sabores venezolanos nos cuenta sobre sus inicios, secretos de cocina, preferencias culinarias y nos revela detalles de su segunda colección editada por El Nacional: La cocina venezolana de Trina Arocha 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Lo mío es la cocina de hogar”, afirma la escritora Trina Arocha, lo cual encaja a la perfección con su estampa. Verla es como sentirse en casa: es cálida, dulce, jocosa y parece ser de esas señoras que queriéndolo o no se convierten en madres adoptivas de muchos. “La gente que va a mi casa siempre me pregunta: ‘¿Qué tienes por ahí?’ Nunca faltan galletas, pancitos integrales caseros y tortas, pero sin crema porque si no se acaban muy rápido”.

 

Jugando a la cocinita

“Siempre tuve gran cariño por la cocina. A los 3 años le pedí al niño Jesús una cocinita de juguete”. El deseo fue concedido y allí Trina preparó sus primeras caraotas junto a sus cinco hermanos. Pero ese fue solo el principio. Su papá, que era dueño de un mini mercado en Caracas, la mantenía bien surtida de ingredientes para sus ensayos gastronómicos. “A los 7 años preparé mi primer coctel de camarones”.

La escritora explica que sus recetas son producto de un mestizaje, pues tiene influencias alemanas gracias a su mamá, quien le enseñó a preparar gran variedad de platos entre ellos los panes integrales. Su papá era oriundo de Los Valles del Tuy: “de él aprendí la comida criolla, mi familia paterna cocina excelente y siempre me metía para ayudarlos”.

Nunca estudió para ser chef, pues su familia prefirió que estudiara una carrera convencional. Se graduó en Informática, carrera que ejerció por 18 años. “Aprendí a cocinar con mi familia, luego hice cursitos e investigué mucho”.

Trina se “autojubiló” hace 17 años y desde entonces decidió dedicarse en cuerpo y alma a su pasión: la gastronomía. “Me enfoqué en escribir, hacer catering y dar cursos de cocina”.

Su primer intento editorial fue un recetario de platos caseros que hizo para su familia. “Empecé escribiendo un libro grande hasta que vi la palabra sistematizar en el libro Historia de la Alimentación en Venezuela de José Rafael Lovera y me dije, ‘si tú sabes lo que es un sistema y conoces la cocina: únelos’”. Así nació su primer libro El manual de la cocina venezolana: panes y pastelitos, publicado en 2009.

 

Preferencias culinarias

Trina no discrimina entre lo dulce y lo salado, le gustan ambos sabores. Sus ingredientes favoritos son los pescados y mariscos porque “son muy sanos y se pueden preparar gran variedad de platos con ellos: parrillas, pastas, sopas, hervidos”.

Confiesa que sus condimentos favoritos son ají dulce, ajo, cebolla y cilantro, presentes en buena parte de sus recetas. “Son sabores criollitos, añaden una sazón especial y tienen propiedades medicinales”.

Trina revela que uno de sus platos favoritos es el corbullón de mero, receta sucrense a la cual ella le da su toque especial calentando el curry en una cucharilla antes de agregárselo al guiso.

Y cuando se trata de endulzar el paladar, la torta streusel de manzana es una tradición en su familia. La prepara los primeros días de diciembre siguiendo la antigua receta materna. Al contarlo las lágrimas no tardan en aparecer. “En mi libro Manjares navideños la llamo torta de manzana con grumitos. Es exquisita. También hago una adaptación con cambures maduros y duritos”.

Sus más fieles comensales son su hija Natalhy y su nieto Salvador y ellos agradecen el privilegio. “Hace como tres años en el Día de las Madres mi nieto me mandó una carta bellísima, que decía ‘mi abuelita es la mejor cocinera del mundo y en lugar de trabajar en un restaurante nos cocina a nosotros, ¡qué felices somos!’”.

 

Así es Trina

Trina se mudó a Margarita hace 18 años. “Me gusta el sol, el mar, las montañas, la gente y el estilo de vida”. Disfruta ir a caminar a Playa Caracola e investigar para sus libros y para esta labor tiene grandes aliados: pescadores, empleados de mercados populares, el personal del Museo Marino de Margarita y el de la Universidad de Oriente.

En su tiempo libre dice que lee a Pablo Neruda, Irving Wallace, Rómulo Gallegos, Miguel Otero Silva y Gabriel García Márquez. “Cien años de soledad lo leí cuatro veces. Me fascina la literatura y no me gusta mucho ir a la iglesia: soy una viejita diferente”.

Entre otras cosas es amiga y admiradora de los chefs Sumito Estévez, Rubén Santiago y Juan José Hassan, con quienes intercambia tips de cocina. Y no es de extrañar, pues en 2011 fue la ganadora del Premio Armando Scannone, galardón otorgado por la Academia Venezolana de Gastronomía. “Este premio me hizo ser más exigente conmigo misma y querer llevar mis conocimientos a un mayor número de personas”.

 

Proyectos en puertas

La escritora participará como ponente en el festival Margarita Gastronómica el próximo mes de junio. “Es probable que dicte una charla sobre ingredientes venezolanos y otra sobre un enfoque sistémico de la gastronomía criolla”.

Trina adelanta que próximamente sumará nuevos títulos a su colección La cocina venezolana de Trina Arocha: Pescados y mariscos, Desayunos; Navidad, Carnes y aves, Postres y Pasapalos.

También confiesa que le gustaría tener un espacio de cocina en la televisión como el que tuvo en el magazine Las Chamanas por Telecaribe. “Lo llamaría Sabores venezolanos o Aprendamos juntos”. Mientras tanto Trina es referencia en la literatura gastronómica.

 

ABC culinario

Si quieres perfeccionar tus técnicas de cocina, consulta la colección La cocina venezolana de Trina Arocha bajo el sello editorial de Los Libros de El Nacional. Los tomos Ingredientes y Vegetales ya están en librerías nacionales y paradas inteligentes de El Nacional.

Ingredientes “es un banco de datos acerca de ingredientes de tradición que se consiguen en Venezuela”, explica Trina. Vegetales, por su parte, es una guía que contiene todo lo que debes saber acerca de estos alimentos: aprenderás el uso de utensilios de cocina, técnicas y exquisitas recetas de fusión entre gastronomía tradicional e internacional.

 

Básicos de cocina

1. Antes de usar las verduras, quítales la concha y ponlas a remojar, así no se oxidarán ni se pondrán babosas.

2. Para que el batido de guanábana conserve su color colócale unas gotas de limón.

3. Aliña las caraotas negras con comino. Es un secreto de la abuela que da un sabor agradable y previene flatulencias.

 

Cambures flambeados

Ingredientes

8 cambures pintones firmes.

4 cdas de mantequilla.

1 taza de azúcar refinado.

1/2 taza de jugo de naranja.

6 cdas de ron añejo.

 

Preparación

Pre-cocción de las frutas

1. Pelar los cambures y picarlos cada uno en 2 trozos diagonales.

2. Calentar una sartén a fuego medio. Agregar la mantequilla y el azúcar y mezclar hasta disolver y dorar. Agregar el jugo y la mitad del ron. Al hervir, agregar los cambures, revolver y hervir de nuevo.

 

Flambeado

3. Llevar en la sartén las frutas a la mesa.

4. Rociar el resto del ron para que prenda en fuego. Mover un poco y esperar hasta se apague la llama.

5. Servir con helado de mantecado o crema chantillí y bañar con la salsa de la cocción.