• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

La basura en la cabeza

¿Por qué será tan difícil para los vecinos entender las normas elementales de convivencia en un condominio?

¿Por qué será tan difícil para los vecinos entender las normas elementales de convivencia en un condominio?

Necesitamos entender que no debemos echar las bolsas de desperdicios por el bajante sin haberlas anudado porque en la caída libre estos se salen de la bolsa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Por qué será tan difícil para los vecinos entender las normas elementales de convivencia en un condominio? Elijamos por caso lo que hacemos con la basura que, por razones obvias, no queremos tener en nuestros hogares.

Por mucho que nos lo piden en buenos términos, hacemos caso omiso a instrucciones tan básicas como la de que no lancemos botellas ni objetos pesados por el bajante de la basura. Expliquemos las razones de nuevo con el propósito de informar y divulgar para que por fin todos entendamos y comencemos a colaborar.

En lo pertinente a los objetos pesados, tales como –por insólito que parezca– los desechos de materiales de construcción, al caer van golpeando las paredes del ducto y esto produce daños cuya reparación significa un gasto adicional importante en la cuenta del condominio. Esos impactos además producen ruidos molestos para los vecinos que viven en los pisos inferiores. Y, no menos importante, los trabajadores residenciales que se ocupan de reemplazar las bolsas de basura en los contenedores se ven obligados a hacer un esfuerzo físico casi sobrehumano para levantarlas, lo que los expone a lesiones en hombros, brazos y espalda, que pueden llegar a comprometer su salud en forma severa.

En el caso de los objetos de vidrio, todos sabemos que estallan cuando caen, así que tendríamos que deducir que esos trozos sueltos y puntiagudos rompen las bolsas, que la basura se desparrama, que la labor de limpieza se dificulta, y sobre todo, que estos filosos pedazos pueden causarle serias heridas a la persona encargada de sacar la basura del edificio.

Necesitamos entender que no debemos echar las bolsas de desperdicios por el bajante sin haberlas anudado porque en la caída libre estos se salen de la bolsa y al quedarse pegados a las paredes del ducto se pudren, despiden olores nauseabundos que invaden los pasillos del edificio y atraen cucarachas y chiripas que luego se meten por debajo de las puertas a nuestras viviendas.

Podemos contribuir con la recolección de desechos si los colocamos de manera adecuada en los cuartos donde están ubicados los bajantes. En vez de dejar los periódicos o cartones tirados en el piso, podemos meterlos en una bolsa o hacer con ellos un paquete amarrado con un pabilo. Bajar los objetos grandes que no caben por el ducto hasta el cuarto principal de la basura contribuye a facilitar las labores de recolección y limpieza de esas áreas tan propensas a acumular olores desagradables y a atraer insectos y temibles roedores.

Tampoco debemos lanzar ningún objeto desde nuestras ventanas, ni siquiera las colillas de los cigarrillos: podemos ocasionar la muerte de otras personas y provocar incendios.
¡Ah! Y que nunca se nos olvide recoger la caca de nuestra adorable mascota cuando la sacamos a pasear por las áreas comunes.