• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Tendencias que podrás llevar por mucho tiempo

El estampado floral ha existido durante cientos de años

El estampado floral ha existido durante cientos de años

Las tendencias, más que un motor comercial, dicen mucho del momento en el cual vivimos. Muchas son efímeras, otras recurrentes y algunas se vuelven parte de un estilo que va evolucionando con cada temporada. Las tres que se presentan a continuación siempre se han llevado, pero ahora tienen un renovado protagonismo que, según la pieza que se elija, podrá trascender temporadas, edades, climas y ocasiones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estampado floral
Han existido durante cientos de años. Comenzaron a aparecer en el lejano oriente y Asia, y llegaron al mundo occidental gracias a la actividad de los mercaderes. Eventualmente Europa comenzó a producir sus propios textiles con diseños florales; sin embargo, no fue sino hasta la Revolución Industrial que realmente comenzaron a utilizarse de forma extensiva en el vestuario femenino.

Si bien es cierto que los motivos de flores nunca han abandonado por completo las pasarelas, recientemente han ido cobrando una nueva fuerza con los avances en la impresión de estampados digitales. Hoy en día se puede plasmar prácticamente hasta un parterre sobre un vestido, como ha hecho en ocasiones la diseñadora de origen griego Mary Katrantzou. Ahora, no es inusual conseguir prints florales hiperrealistas, jardines fluorescentes y bosques de fantasía; no hay límites para los estampados en materia de vegetación.

Con la onda punk y neo-grunge que ha regresado este año, las prendas disponibles actualmente tienen estampados variados inspirados en ese estilo: flores pequeñas, tupidas y de colores tenues. Otros diseños llevan flores grandes a lo “papel tapiz” y se usan en conjuntos de chaqueta y pantalón o falda como muestra Bimba y Lola. Pero, para el año entrante se verá más el estilo “cuadros de botánica” (Giambattista Valli Resort 2014) y “jungla tropical” como es el caso de Peter Pilotto y Prada en sus colecciones crucero 2014.

Este popular motivo es sumamente versátil y, utilizado correctamente, puede lucir bien en todo tipo de mujer. Siempre es buena idea invertir en una blusa con un estampado floral clásico y atractivo de manera que pueda funcionar con jeans, conjuntos, faldas y le de vida al atuendo. Los vestidos ligeros son ideales para los días calurosos y siempre podrás llevarlos para la playa.

El encaje
A pesar de que no hay datos que confirmen con exactitud cuándo se comenzaron a elaborar los primeros encajes, se estima que surgieron a principios del siglo XVI. Ahora bien, si se considera “encaje” cualquier tejido bordado y transparente, habría que buscar en la historia de las civilizaciones antiguas para encontrar sus orígenes más remotos.

Antes de la llegada de la industrialización toda la fabricación de encaje era completamente manual y por ende, bastante costosa. Se establecieron manufacturas por toda Europa y este preciado tejido fue adoptando el estilo particular de su región de origen. Aún existen algunos talleres especializados en la fabricación manual de encajes para los vestidos de Alta Costura.

El encaje se asocia con la feminidad; es fresco, atemporal, delicado y bien llevado puede ser muy elegante. En blanco representa pureza, por ello es el favorito de las novias. En rojo es más atrevido y sensual. No hay limitaciones para su uso y ahora con los avances en tecnología textil es posible encontrarlo en infinitas formas, colores y con diseños innovadores.

En las pasarelas más recientes se ha abordado el encaje de dos maneras distintas: la primera, clásica y romántica a modo de una delicada filigrana; y la segunda, vanguardista con inserciones de mallas gráficas y superposiciones como el caso de Christian Dior y Christopher Kane. Sin importar qué estilo prefieras, nunca está de más tener un vestido de encaje, una camisa o body que puedas combinar con distintas prendas. Si eliges uno que tenga propiedades elásticas procura que no quede demasiado ajustado porque perderá su elegancia instantáneamente.

El pantalón ancho
Fue uno de los  primeros estilos que utilizó la mujer. A principios del siglo XX, cuando aún era inaceptable que las féminas los llevaran, Paul Poiret ya había tomado inspiración de los trajes del ballet ruso para diseñar sus primeros ejemplares. Por su lado, la ingeniosa Coco Chanel tomó el pantalón de marinero y lo adecuó para su uso personal; ello causó furor entre sus clientas de Deauville, quienes rápidamente lo adoptaron para emular el look de la diseñadora. Desde entonces y con el paso del tiempo, esta prenda ha pasado a formar parte del armario básico femenino. Sus distintas versiones se adaptan a talleres, ropa deportiva, jeans y hasta indumentaria playera.

Ya es hora de darle un descanso al pantalón “tubito” para abrirle el paso a una silueta más voluminosa. El llamado corte wide-leg crea la ilusión de una figura más alta y delgada, al tiempo que el espacio entre las piernas brinda comodidad y ayuda a disimular las caderas.

Actualmente son muy populares los que rozan la pierna antes de fluir bajo la rodilla y cuyo largo permite ver apenas la punta del zapato. Si deseas combinarlo con el trend de los tops cortos, puedes elegir uno de talle alto hasta la cintura. Los de tweed o telas masculinas son excelente opción para la oficina y es común llevarlos en un estampado que haga juego con la chaqueta. Los casuales son de jean, algodón, lino o incluso tipo pijama de seda con estampado de “pañuelo”, como el que popularizó Céline hace unas temporadas. En ocasiones formales el pantalón ancho no pierde el protagonismo; en raso de seda, satén o gasa, pueden ser tan elegantes como un traje largo formal.

Dónde Buscar
- Tiendas conocidas mundialmente como Zara, MNG,
Bershka, Bimba y Lola, BCBG, Suite Blanco, Adolfo Domínguez y muchas más, ofrecen prendas con las últimas tendencias y una infinidad de opciones para combinar. Los looks sugeridos en sus respectivos websites pueden servir de guía para llevar sus piezas.
-    Algunos diseñadores venezolanos también ofrecen atuendos que van de la mano con lo más reciente. No dejes de buscar en tiendas como Corot, Amapola, Iskia y Aprilis.

Cómo llevarlas
- Siempre que decidas adoptar una tendencia elige una versión menos “radical” de la misma, así podrás aprovecharla por más tiempo. Por ejemplo, un encaje fosforescente perderá vigencia rápido, mientras que las tonalidades neutras serán más fáciles de reutilizar.
- Es prácticamente imposible, además de innecesario, renovar el clóset todas las temporadas. Lo ideal es tener varias prendas básicas y atemporales como un jean bota recta, un cárdigan o una falda lápiz clásica que puedas combinar con alguna otra pieza “del momento” que se te antoje. A veces solo basta un buen accesorio para actualizar tu estilo.
- Puede ser tedioso, pero siempre es recomendable medirse la ropa antes de comprarla. Algunas piezas no cobran vida hasta que las vemos puestas; por otro lado, algunas engañan y se ven mejor en el gancho.