• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Sal de tu zona de confort

Sal de tu zona de confort / ILUSTRACIÓN MAURICIO LEMUS

Sal de tu zona de confort / ILUSTRACIÓN MAURICIO LEMUS

Desafiar tus propios límites, competir contra ti misma y convertirte en atleta son algunas de bondades del CrossFit, el entrenamiento de moda. Fuimos a una clase y aquí te contamos detalles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mis amigos no paraban de hablar del CrossFit. Estaban fascinados por los retos que este imponía, así como por lo bien que los hacía sentir y lucir. Para mi sorpresa, desde que comenzaron a practicarlo comían sano, dejaron de fumar y hasta dormían temprano para ejercitarse al amanecer. Tanta maravilla junta despertó mi curiosidad y, cuando por azar del destino me llegó una invitación para tomar una clase, no dudé en aceptarla.

La cita fue un sábado a las 9:00 am en el gimnasio de CrossFit EPP en Santa Mónica en Caracas. No puedo negar que al principio me intimidé, pues a pesar de que en este lugar entrenan normalmente alrededor de 14 mujeres, a este encuentro en particular asistieron solo nueve hombres. Vi venir una dura jornada.

Primero nos hicieron pasar a un salón donde Ernesto Carrera, director de la academia y coach de CrossFit, nos dictó una charla introductoria. Explicó que el CrossFit combina ejercicios cardiovasculares, como correr, montar bicicleta y saltar la cuerda, con entrenamientos de gimnasia, como flexiones y hasta paradas de manos en anillos. También se alzan pesas rusas y convencionales, estas últimas con estrategias olímpicas. Esto me preocupó, pues temí ponerme muy musculosa si me enganchaba con esta disciplina.

Le planteé mi inquietud al coach, quien me aclaró que el objetivo de este entrenamiento no es moldear el cuerpo como el de una físicoculturista, sino desarrollar las 10 capacidades físicas: flexibilidad, fuerza, potencia, agilidad, coordinación, equilibrio, velocidad, precisión y resistencia muscular, cardiovascular y respiratoria. En dos platos: mejorar tu condición física.

Otro punto que dejó claro el entrenador es que el CrossFit es una disciplina que cualquiera puede realizar independientemente del sexo o de las destrezas físicas. Sin embargo, por ser un entrenamiento de alta intensidad, no todos están dispuestos a hacerlo. “Si a la persona no le gusta salir de su zona de confort o carece de motivación, no lo va a poder manejar”.

También destacó que para prevenir posibles lesiones, antes de ingresar al grupo de CrossFit EPP, se exige una prueba de esfuerzo practicada por un cardiólogo y un estudio de índice de masa corporal. La finalidad es conocer tu estado de salud para adaptar tus rutinas a tu condición física y limitaciones, en caso de que las tengas.

Sí, es un reto
Culminada la charla, Ernesto nos invitó a disfrutar la clase. Me sentía emocionada y nerviosa ante este nuevo desafío. Bajamos unas escaleras y seguimos al coach a un gimnasio de garaje, equipado con pesas de distintos calibres, tubos, balones medicinales, paralelas y anillos de gimnasia. Allí nos esperaban tres entrenadores más que nos asesoraron de manera personalizada, algo que evitó que mi poca destreza atlética convirtiera los próximos minutos en una tortura.

Los primeros 15 minutos calentamos practicando sentadillas y flexiones. Mis huesitos sonaron y sentí dolores leves, pero todo iba bien. La cosa se complicó un poco cuando hicimos un simulacro de levantamiento de pesas con un tubo. Este ejercicio requiere coordinación, pues si no quieres lesionarte debes hacer primero una sentadilla y luego elevar la barra. “CrossFit tiene muchos movimientos que son complicados y las personas requieren entrenamiento para realizarlos”.

La segunda parte de la rutina fue el Work out of the day (WOD) o entrenamiento de intensidad que duró alrededor de 15 minutos. En esta parte de la actividad compites contra ti misma en un circuito en el que tienes que realizar diferentes ejercicios repetitivos en el menor tiempo posible.

Si logras mejorar tu récord en cada clase y alzar más peso indica que estás avanzado.

Por ser un grupo numeroso, nos dividieron en dos equipos. En la primera estación tuvimos que alzar pesas tal como nos enseñaron. Los hombres levantaron unas cuantas libras y yo, por carecer de la fuerza necesaria, repetí la rutina con el tubo. “Poco a poco se va aumentando la cantidad de libras que levantas y las rutinas evolucionan junto con tus capacidades”, explicó el coach.

En la segunda estación había dos opciones: hacer sentadillas apoyados en anillos de gimnasia o en paralelas –yo preferí los anillos, aunque el ejercicio tiene su complejidad, me facilitó el proceso–. En la tercera estación tomamos impulso con las sentadillas para luego lanzar repetidamente una pelota medicinal. En la cuarta corrimos unos 100 metros.

La última estación fue de descanso. Respiramos unos segundos, para luego repetir la secuencia. Al finalizar los 15 minutos del WOD casi me desmayé, pero (aunque ni yo misma me lo creía) logré completar el circuito varias veces, lo cual fue muy estimulante.

El entrenamiento concluyó con una sesión de 15 minutos de estiramiento. Inmediatamente me hidraté y esto me ayudó a recuperar energías. Al llegar a casa caí sobre mi cama más exhausta que nunca. Aún así, quedé con ganas de repetir la experiencia y me convencí de que mis amigos tenían razón: esta disciplina requiere pasión, compromiso y es un Everest a conquistar.

Acerca del CrossFit
• Una clase dura entre 45 y 60 minutos.
• Ayuda a mejorar tu condición física. “Incluso hay abuelos que desde que lo practican pueden jugar fútbol con sus nietos”, cuenta Ernesto.
• Puedes registrar tus récords en un cuaderno para  consultar los estándares mundiales. Así sabrás si estás en un nivel de principiante, intermedio, avanzado o élite. Esta última categoría corresponde a los competidores de alto desempeño.
• El objetivo del deporte es formar atletas. Quemarás mucha grasa, tu cuerpo cambiará drásticamente de manera positiva y, si lo combinas con una dieta saludable, podrás perder hasta cinco kilos en un mes.
• Ninguna clase es igual a otra. Las rutinas son variadas.

La academia
CrossFit EPP cuenta con entrenadores certificados. Los horarios son de lunes a viernes de 10:00 am a 1:00 pm y de 2:00 a 8:30 pm.
Si estás interesada en practicarlo, la academia brinda un curso introductorio para principiantes. Asistirás a tres clases semanales durante un mes y luego presentarás un examen práctico en el que demostrarás si eres apta para unirte al grupo regular. En caso de aprobarlo, entrenarás cinco días a la semana con receso los fines de semana.

Hábitos saludables
Ernesto afirma que para poder desempeñarte exitosamente en el CrossFit debes llevar una vida saludable. Sugiere dormir ocho horas diarias y consumir la dieta paleolítica, que consiste en excluir los alimentos procesados de tus comidas. Sin embargo, advierte que “siempre se debe consultar a un nutricionista”.

Algo de historia
El CrossFit es una disciplina creada en 2001 por Greg Glassman para entrenar a policías de California y luego se extendió a marines, bomberos y militares estadounidenses. Los resultados fueron tan exitosos que el deporte se masificó y hoy es un boom mundial.