• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Presión riesgosa

Hipertensión / Efrén Hernández

Hipertensión / Efrén Hernández

La hipertensión arterial es el tema central de este año para el Día Mundial de la Salud y, definitivamente, todas las medidas de prevención contra esta enfermedad se hacen necesarias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque las mujeres somos menos propensas que los hombres a sufrir hipertensión arterial, nos corresponde a todas conocer los detalles acerca de esta enfermedad asintomática que puede desencadenar problemas fatales como derrames cerebrales, insuficiencia cardíaca y renal e infarto.

Suena escandaloso y exagerado, sí. Y tal vez así deba ser para llamar la atención sobre la presión arterial alta, cuyas graves consecuencias no se equiparan con la manera de mantenerla a raya: no es tan difícil. La educación es la primera herramienta para lograr con éxito la misión.

El doctor Elías Chuki, coordinador de la Unidad de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario de Caracas explica que la presión arterial alta es asintomática. Vaporones, orejas rojas y calenturas en la cabeza no tienen relación directa con la hipertensión. “Se le llama enemigo silencioso porque en el proceso de instalación no muestra ningún síntoma específico. La persona se entera porque tiene un dolor de cabeza o visión borrosa y cuando va al médico descubre que tiene hipertensión. Por eso la recomendación es que la persona en su evaluación anual se tome la presión arterial”.

Desarmando detonantes

El doctor Chuki explica que en el 95% de las personas que sufren de hipertensión, esta se origina por una sumatoria de factores modificables y no modificables. “Nadie es hipertenso solo porque fume o beba, sino por que se dan varias condiciones”.

• La herencia. “Si en una familia el padre es hipertenso, las probabilidades de que los hijos desarrollen la enfermedad son de 25%; si la mamá lo es también, la probabilidad aumenta en 50%. Si además de los padres, tíos, abuelos y primos son hipertensos la probabilidad aumenta más”.

• La raza. “La hipertensión arterial es más frecuente en negros que en blancos. En Venezuela, sin importar que seamos más o menos morenos, el mestizaje con la raza negra nos convierte en una población con alta prevalencia en hipertensión. Entre 30 y 36% de la población puede sufrir la enfermedad”.

• El género. “La hipertensión arterial es más frecuente en hombres que en mujeres. La relación es de 2 a 1. Por cada dos hombres hay una mujer que sufre la enfermedad. Desde el punto de vista cardiovascular el hombre es más susceptible”.

Los factores modificables son el motor de la cruzada que están emprendiendo especialistas de todo el mundo para conseguir la disminución de la enfermedad, pues se están avocando a la divulgación y educación. Esa es una de las labores fundamentales del doctor Elías Chuki, quien enumera las condiciones que podemos trabajar para frenar la enfermedad.

• Alimentación. “La ingesta de sal aumenta la incidencia y agrava la enfermedad. La recomendación es consumir los alimentos sin sal. Todos los alimentos poseen el sodio suficiente para satisfacer nuestras necesidades”.

• Alcohol. “Todas las bebidas alcohólicas aumentan la presión arterial. Incluso el whisky. Es un mito que el whisky regula la tensión. Lo que ocurre es que cuando te tomas uno, en la primera media hora la tensión baja, pero luego sube”.

• Tabaquismo. “El consumo de tabaco acelera el proceso de arteriosclerosis, es decir, la pérdida de elasticidad de las arterias y eso conduce a un aumento de presión arterial”.

• Sedentarismo. “Factor de riesgo para la obesidad, que tiene relación directa con enfermedades cardiovasculares e hipertensión”.

• Estrés. “No existe la hipertensión emotiva, pero el estrés influye y pone en evidencia la enfermedad”.

 

No todo es tan malo

Hay que decir que el control adecuado de la dolencia no requiere solo que el individuo sepa y tome medicamentos. “La persona debe hacer un acto de conciencia y cambiar su estilo de vida”, afirma el doctor Chuki. Controlar el peso, realizar actividad física aeróbica tres veces a la semana y moderar la ingesta de alcohol influirán en la disminución de los valores, pero no quiere decir que la persona se curará. “Quizás en el momento en que se hace el diagnóstico existen ya unos cambios anatómicos en las arterias y en el corazón que son irreversibles, pero es posible que el paciente también requiera menos cantidad de medicamentos”.

Cero sodio

Para la nutricionista Joselin Díaz, lo primordial es educar a la población incentivando a suprimir la sal en los alimentos. “Necesitamos 2400 mg de sodio al día, que si lo ponemos en sal de mesa equivaldría a una cucharadita. En Venezuela consumimos de 9 a 12 g al día, mucho más de lo recomendado. También hay que evitar alimentos con mucho sodio, como embutidos, salchichas, tocineta y pescado en lata, los alimentos con preservativos, quesos salados y frutos secos con sal empaquetados. Es difícil porque la sazón es una cuestión cultural, pero es así como deberíamos comer todos, no solo los hipertensos”.

Tensión normal

Un individuo adulto que tiene la tensión por debajo de 120/80 y se siente bien, está perfectamente normal. Si la persona tiene la presión por debajo de esa cifra, pero presenta malestar, palidez o sudoración, tiene hipotensión. Eso no está relacionado a una enfermedad, pero puede ser síntoma de un infarto o de una hemorragia interna.

“¡Menos sal, por favor!”

La Organización Mundial de la Salud realizó la campaña “¡Menos sal, por favor!” para exhortar a reducir el consumo de sal alimenticia y la enfocó en chefs, cocineros y en todos aquellos que preparan alimentos para consumo fuera del hogar.

 

Fuentes:

-Doctor Elías Chuki, médico internista y endocrinólogo. Coordinador de la Unidad de Hipertensión Arterial del Hospital Universitario de Caracas y secretario de educación de la Sociedad Venezolana de Hipertensión.

-Doctora Joselin Díaz, nutricionista clínico. Servicio Médico Total. Telf.: (0212) 9869021.

-www.paho.org.