• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Panna cotta de café

Es un postre ideal cuando tienes invitados pues, además de deliciosa, es muy vistosa

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estamos acostumbrados a tomarnos un cafecito luego de un delicioso almuerzo. Sin embargo, ¿por qué no disfrutar de su delicioso aroma y sabor en un postre muy especial? Esta panna cotta de café con salsa de caramelo es sin duda un final feliz para cualquier almuerzo o cena

Maravillosa resulta la versión de café de la tradicional panna cotta italiana. Además, es un postre ideal cuando tienes invitados pues, además de deliciosa, es muy vistosa por sus dos capas de colores similares.

A la hora de servir, puedes desmoldarla y acompañarla con una cremosa salsa de caramelo y café. Decórala con granos de café tostados para un postre que generará los mejores comentarios.

Panna cotta
de café
6 personas

Ingredientes
5 láminas de gelatina sin sabor.
1 taza de agua fría.
1 y 1/2 tazas de crema para batir refrigerada.
1 y 1/2 tazas de leche.
2 cucharadas de azúcar.
2 cucharadas de café instantáneo.

Ingredientes para la salsa
1/2 taza de azúcar.
2 cucharadas de agua.
1/2 taza de café colado.
1 taza de crema para batir.

Preparación
En un recipiente pon a remojar la gelatina en el agua fría para que se ponga suave. En una olla, mezcla la crema para batir refrigerada, la leche y el azúcar y déjalas hervir suavemente sin parar de remover con la cuchara de madera. Ahora añade el café instantáneo, cocina hasta que se disuelva y retira la mezcla del fuego. Exprime la gelatina para eliminar el exceso de agua e incorpórala a la mezcla, removiendo hasta que se disuelva.

En envases individuales
Sumerge los moldes en agua caliente para que sea más fácil desmoldar la panna cotta. Una vez que la mezcla esté lista, viértela en los seis moldecitos individuales, déjalos enfriar, tápalos con papel de plástico y déjalos en la nevera durante unas cinco horas.

Una salsa deliciosa
Para hacer la salsa, coloca en una olla el azúcar y el agua. Cuando el azúcar se disuelva, déjala hervir sin moverla hasta que se forme el caramelo. Sabrás que está listo cuando adquiera un color dorado. Incorpora cuidadosamente el café colado, remueve con la cuchara de madera y luego vierte la crema para batir. Ten especial cuidado cuando trabajes con caramelo, pues alcanza temperaturas muy altas. Sigue cocinando hasta que la salsa espese ligeramente.

A la hora de servir
Puedes servir las panna cottas directamente en su molde individual o, si lo prefieres, puedes desmoldarlas y servirlas volteadas sobre un plato. Luego báñalas con la salsa y decóralas con granitos de café. También puedes llevar la salsa de caramelo a la mesa por si alguien quiere agregar un poquito más.