• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Mujer más allá del cuerpo

Hay enfermedades que parecen estar diseñadas para golpear la feminidad, pues afectan los rasgos que más identifican a la mujer como tal. Concéntrate en vivir, pues nada te puede quitar tu condición de mujer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hay una frase, muy propia de las abuelas y las madres, que apunta una prioridad: “La salud es lo primero”. Nada supera esa necesidad y en los momentos más oscuros esta se impone por encima de todo.

Sin embargo, existen circunstancias que pueden distorsionar un poco el foco y hacer que otras necesidades, en apariencia –solo en apariencia– más superficiales, salgan a la luz. Aquí ahondamos en la pérdida de los “símbolos de la feminidad”, de esas enfermedades capaces de arrebatarnos lo que nos hace sentir mujeres y de cómo nuestro género puede prevalecer a pesar de todo.

 

Un luto femenino

“Elementos como el cabello o los senos hacen que una mujer se sienta femenina, pues la diferencian de los hombres. Perderlos a causa de alguna enfermedad, es muy impactante”, afirma la psicooncóloga Gissell Luna, quien conoce de cerca una de las principales enfermedades que generan estos impactos: el cáncer.

Mastectomía, quimioterapia y radioterapia son una tríada a la que muchas temen, no solo por los malestares que genera, sino porque ataca los símbolos físicos de la feminidad. “La gente no entiende que ver tu imagen transformada es muy duro. Recuerdo que tuve una discusión con una amiga luego de mi cirugía: ella me dijo ‘tranquilízate, te pones implantes apenas puedas y ya’. Enfurecí. ‘Perdí mi seno’, le dije, ‘hoy tengo cicatrices, hoy me siento horrenda y no puedo hacer nada al respecto’”, cuenta Rosario, una sobreviviente.

“Estas pérdidas no son nada superficiales. Poco importa que exista la reconstrucción o que el cabello vuelva a crecer. El sentimiento que tenga la mujer en el momento debe respetarse, pues es ella la que debe acostumbrarse a verse asimétrica y calva. Los familiares y amigos deben vivir al ritmo de la paciente, sin presionar”, aclara Luna.

Pero no hay que temer. Este luto tan real y doloroso se puede superar. En sus consultas, Luna se enfoca en lo positivo: “90% de las pacientes terminan entendiendo que la vida está primero y que los tratamientos existen para traerles de vuelta la salud, que son sus aliados”.

 

Promesa incumplida

No solo el cáncer de mama es capaz de hacer que una mujer se sienta disminuida en su feminidad. Hay otra condición que es capaz de hacer que nos cuestionemos hasta la utilidad de nuestro género: la infertilidad.

La Organización Mundial de la Salud la incluyó en su lista de enfermedades crónicas a pesar de no ser una condición que amenace la vida ni la función de otros órganos. ¿La razón? Las parejas con problemas de infertilidad, tienen reacciones emocionales comparables a las que presentan pacientes oncológicos.

“Las pacientes con cáncer que pierden un seno o el cabello, pueden volver de alguna manera a la normalidad, pero la infertilidad es una condición irreversible que conlleva a un duelo muy grande”, explica Gissell Luna.

“Cuando supe que no podría tener hijos me sentí traicionada por mi cuerpo. Se supone que las mujeres estamos hechas para concebir y yo quería sentir a un bebé crecer dentro de mi”, dice María Alejandra, quien le pidió a su esposo, Diego, el divorcio poco después de saber el diagnóstico: “no quería condenarlo a no tener hijos”.

Él nunca lo aceptó y tiempo después comenzaron los trámites para adoptar un niño. “Queremos darle amor a un niño y de eso se trata ser padres. Hemos entendido que no se requiere nada más”, afirma Diego.

Existen muchas opciones en este campo y la tecnología está avanzando para brindar más soluciones a las parejas infértiles. Pero más allá de alcanzar la meta última de tener un hijo, Luna enfatiza que las mujeres deben entender que para decir con todas sus letras “soy mujer” no es necesario dar a luz. “Hay que reforzar los aspectos positivos de este género”. Aún cuando una circunstancia extrema ataque, ser mujer va más allá de nuestro físico.

 

Belleza al rescate

Al enfrentar una enfermedad como el cáncer, defender tu salud siempre será prioridad, pero también conviene mejorar el panorama que te pinta el espejo en esos momentos... un poco de belleza puede aligerar carga. Así lo demuestra Talia Castellano, una niña de 13 años sobreviviente de cáncer, que ha usado sus rutinas de maquillaje como un rito de sanación. Su entusiasmo, talento y la fama que ha cosechado en Youtube.com la catapultaron a las vallas y anuncios de Covergirl, donde se muestra calva, magníficamente maquillada y feliz. Toma a Talia como inspiración y guía para hacerte un cariñito.

Si crees que la calvicie no te luce, hay muchos tutoriales en Youtube.com que muestran cómo usar pañoletas y sombreros con estilo. En caso de que las pelucas sean tu opción, atrévete a experimentar distintos colores y cortes. En fundaciones como SenosAyuda o Senosalud puedes obtener una a bajo costo. ¡Ojo! Mantente con los ánimos bien arriba.

 

Recuperar el deseo

Después de internalizar los maltratos que los tratamientos ocasionaron en su cuerpo, Rosario no quería que su marido la viese desnuda. “Cuando me veía en el espejo me sentía tan ‘esperolada’ que pensé que él saldría corriendo”. Y no es para menos. En el libro Tócate con sensibilidad, editado por Avon en 2008, se señala que “en la mujer se produce el trauma de la mutilación y la frustración de saber que no es sexualmente atractiva la lleva a renunciar a su pareja”.

La sexóloga Rosa Campobasso considera necesaria la asesoría psicológica para evitar caer en depresión y la pareja de la paciente debe “crear un clima de confianza para que la mujer se sienta escuchada y comprendida”. Campobasso indica que los primeros encuentros íntimos después de la operación son difíciles: los cónyuges sienten miedo. Es necesario romper con el temor lo más pronto posible y aprender a expresar cariño de nuevo. “Hay que ser más cariñosos, conversadores y respetar los silencios”.

 

FUENTES:

Gissell Luna, psicooncóloga.

Rosa Campobasso, psicóloga y sexóloga. rosac25@gmail.com

 

SEÑAS:

www.who.int.

www.todoensaludfemenina.org.