• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Loncheras felices

Lonchera / Ricardo Robles

Lonchera / Ricardo Robles

Muchas mamás tienen un dilema ante la merienda diaria de sus niños en el colegio: lo que les gusta, el tiempo para prepararla, lo saludable. Expertas nos brindan ideas realistas para que este tema ya no sea un problema

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estás a menos de un mes de arrancar con la rutina del colegio. Ya están listos los útiles, compraste los uniformes y la lonchera... No quieres pensar en ese tema que se convierte en un problema al cabo de pocas semanas de clases. Los comentarios comienzan a surgir en las mañanas, mientras tu desesperación va fl oreciendo: "mamá, no me gusta eso", "¿otra vez arepa?", "yo quiero comprar en la cantina". Calma. Ofrecer a tus niños una lonchera saludable y divertida es posible.

Hace un año y medio, Vida Gaviria comenzó a compartir por medio de Twitter sus experiencias con la preparación de la lonchera de sus tres hijos. "No soy nutricionista, ni médico, pero siempre he tratado de ofrecer a mis hijos una buena alimentación".

La gente comenzó a interesarse por sus ideas y ya hoy sus Lonchetips están en su página web, en la televisión y pronto formarán parte de un calendario con recetas que saldrá a la venta al inicio del año escolar. "Mi premisa es que las preparaciones sean sencillas, para que las mamás no tiren la toalla. Creo mucho en la creatividad. No se trata de ponerle todos los días un sándwich, porque se va a fastidiar, pero si lo preparas con un cortador de galletas que le dé una forma bonita la cosa cambia".

Vida afirma que ha aprendido con el feedback de sus seguidores, pero en ese camino hizo una alianza con Mariángel Paolini, químico con un Msc. en Ciencia de los alimentos, quien se ha dedicado a investigar el tema a profundidad.

Las dos coinciden en que la lonchera debe ser una extensión de los hábitos alimenticios del hogar y que en ningún momento debe sustituir una de las comidas. El niño debe desayunar en la casa o, si salen muy temprano, antes de entrar en el colegio.


Si de chucherías se trata...
Hay que ser realista. Lo que aconsejan las expertas es darles la menor cantidad posible. Usar pocos condimentos artifi ciales y poca sal.

Con respecto a los edulcorantes, Paolini asegura que es mejor evitarlos, a menos que el niño
tenga una condición especial que no le permita consumir azúcar.

Gaviria por su parte menciona que se pueden comprar algunas chucherías y ofrecerlas en ocasiones especiales. Helado, gomitas, plantillas y galletas de chocolate son su sugerencia y evita siempre los refrescos y jugos industriales.


Loncheras seguras
Hace un año y medio Mariángel Paolini comenzó con el proyecto Cocina Segura motivada por su interés hacia los alimentos y porque su esposo es intolerante a la lactosa. "Algo tan sencillo como salir a un restaurante puede ser una tragedia. A las personas con estas condiciones un poquito de lácteos o de gluten, si son alérgicos, puede mandarlos al hospital".

Estar cerca de estas situaciones especiales le enseñó que la lonchera saludable más que una moda es una necesidad. Asimismo, trabajar en el diseño de alimentos para comunidades vulnerables y participar en investigaciones para desa
rrollar alimentos para niños autistas, la han sensibilizado para generar su propia propuesta que comenzó con una página web. Hoy en día, hace talleres dedicados al empacado de loncheras, cómo hacerlas más saludables y ricas e incluso, asesora empresas, colegios, cantinas y a grupos de mamás.

"Lo que pasa es que se nos olvidó comer sano. Tuvimos un bombardeo de comida rápida, el día a día es una corredera y lo más sencillo es resolver con una bala fría fuera de horas. Hay que respetar al cuerpo, comer cuando hay hambre. Eso debemos enseñarlo también a los niños. Si tú te cuidas, ellos también se querrán cuidar", asegura.

"En Venezuela consumimos mucha sal, azúcar y salsas. Si cambiamos un poco en ese sentido, se puede obtener una alimentación más saludable que permita, en el futuro, tener mejor calidad de vida y seguir comiendo las cosas que nos gustan".