• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Enseñanzas para la vida

Una pregunta que se hacen los padres es cuáles enseñanzas pueden darle a sus hijos

Una pregunta que se hacen los padres es cuáles enseñanzas pueden darle a sus hijos

La familia cumple un papel importante e insustituible en la formación de las conductas, valores, principios y creencias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una pregunta que nos hacemos los padres en este mundo tan cambiante y globalizado es cuáles enseñanzas podemos darles a nuestros hijos que puedan servirles para el resto de sus vidas donde quiera que vayan.

Me pareció una buena respuesta la que encontré colgada en la pared de una tienda de artículos para la casa mientras aguardaba en la cola para pagar la compra. Paseaba la mirada distraída a mi alrededor cuando observé un cartelón en venta que destacaba el título Reglas de la Familia y cuya lista tenía los siguientes enunciados:

Ayudarnos los unos a los otros. Decirnos la verdad. Compartir lo que tenemos. Hacer lo mejor que podemos. Mostrar nuestro afecto con gestos y palabras. Escuchar cuando otros hablan. Reírnos de nosotros mismos. Reír a carcajadas. Decir te quiero. Tener una mente abierta. Ser agradecidos. Ser felices.

Mostrar compasión. Querernos. Soñar en grande. Mantener las promesas. Respetarnos. Decir gracias y por favor. Pensar en los demás. Ser amable con las palabras. Recordar que somos muy amados. Abrazarnos con frecuencia.

La cola se movía lenta y aproveché para releer el cartelón varias veces. En cada oportunidad aprecié aún más el valor de cada frase. Y pensé en cada una como una valiosa enseñanza más que como una regla, quizás porque la palabra regla tiene un sentido de obligación que puede resultar antipático y por ello ser rechazado a priori, mientras que si las consideramos enseñanzas nos disponemos a ponerlas en práctica por propia voluntad.

La familia cumple un papel importante e insustituible en la formación de las conductas, valores, principios y creencias. Los adultos que forman el núcleo familiar deben asumir con amor y verdadero propósito la responsabilidad de educar a los niños para la vida que les va a tocar cuando salgan fuera de la protección que les brinda el hogar.

No podemos postergar la enseñanza de buenos hábitos y modales sociales cuando el niño comienza el colegio, ni pensar que porque lo enviamos a un reconocido instituto de enseñanza académica no tenemos que seguir en casa atentos a la formación moral y ciudadana que necesitarán para vivir en sociedad.

Al leer el cartelón pensé en los cambios que se operarían en la dinámica familiar y social si en cada hogar todos los miembros pusiéramos en práctica esos principios. Apuesto a que veríamos pronto resultados muy positivos y que nos beneficiarían a todos.

Una familia unida por la demostración cotidiana de afecto, la colaboración en los quehaceres del hogar, la empatía hacia las necesidades de los otros, la confianza en la palabra dicha, el respeto en el trato, el agradecimiento, los modales y el buen humor, es un núcleo en el que todos tratan de ser mejores personas y hacer del ambiente hogareño un lugar al que se quiere llegar al final de la jornada.

Sugiero copiar el contenido del cartelón para exponerlo en una pared de la casa e invitar a los miembros de la familia a ponerlo en práctica.