• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Diosas en acción

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hoy celebro nuestro octavo aniversario presentándoles las más importantes figuras femeninas de la antigua mitología griega, todas conocidas diosas cuyas historias cuentan que miles de años atrás gozaron y sufrieron, amaron y odiaron, se casaron o permanecieron solteras, parieron, se reconciliaron o siguieron solas, engañaron o fueron engañadas, celaron, envidiaron, se vengaron, consolaron, chismearon, ayudaron e intrigaron... ¿Qué les puedo decir? Igualitas a nosotras hoy en día. Por eso se las considera modelos arquetípicos que contienen distintos aspectos de la naturaleza femenina, los cuales se repiten en la psique de cada una de nosotras en diferentes etapas de la vida, a través de las generaciones.

Artemisa, la amiga, rival y hermana; Atenea, la sabia hija del padre, y Hestia, la mujer sola, son consideradas diosas de naturaleza virginal aunque tengan pareja. No necesitan de un hombre para sentirse validadas y centran su vida en lo que tiene sentido personal para ellas. Expresan la cualidad de independencia y autosuficiencia de nuestra naturaleza femenina.

Hera, Deméter y Perséfone son diosas vulnerables. Su identidad y bienestar dependen de tener una relación significativa más que de alcanzar el logro personal. Representan los roles tradicionales de esposa, madre e hija, respectivamente, y manifiestan la necesidad femenina que tenemos de afiliarnos y vincularnos con otra persona.

Afrodita, la amante, es una diosa alquímica que tiene el poder transformador del amor. Comparte cualidades de las otras diosas porque puede entablar una relación vinculante con otra persona aunque siempre lo hace por decisión propia: ella es quien elige o rechaza. Representa el amor sexual consumado, el placer, la belleza y la sensualidad. Puede transformar a través del amor porque brinda un sentido de totalidad y trascendencia a la unión de lo masculino y lo femenino.

La riqueza de manifestaciones con las que cada una de estas diosas cobra vida en nosotras no es posible exponerla aquí. Todas tienen sus características particulares, con su lado oscuro y su lado luminoso, fortalezas y debilidades, riesgos y ventajas. Conocerlas nos ayudará a revisar cuáles características compartimos con cada una y a definir cuáles arquetipos gobiernan nuestros impulsos en las distintas etapas que vivimos. Descubriremos las razones que están detrás de las decisiones que tomamos, las conductas que asumimos, los hombres que elegimos, las situaciones que provocamos, sobre todo de aquellas que se nos repiten y no sabemos por qué.

Del análisis y reflexión que hagamos obtendremos mayor conciencia de quiénes somos, qué queremos, qué nos importa y cómo podemos conseguirlo. Del reconocimiento de la esencia de cada diosa en nosotras y de la integración de sus cualidades, sacaremos luces para crearnos una identidad propia que hará que nos convirtamos en una mujer única y especial, esta vez sabiendo porqué lo somos.