• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Cremoso aguacate

Aguacate

Aguacate

A la hora de comprar aguacates, selecciona aquellos que se sientan pesados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Originario de América Central, el aguacate se consume desde tiempos inmemoriales. Los aztecas lo llamaron ahuacalt, un término que los españoles transformaron en ahuacate y con el pasar de los años en aguacate, que es como lo conocemos ahora.

Cómo escoger aguacates

A la hora de comprar aguacates, selecciona aquellos que se sientan pesados. Por lo general, se encuentran verdes y deberás esperar en casa a que estén maduros y en su punto para servirlos. Un aguacate maduro es ligeramente suave al tacto. Procura no esperar a que esté muy suave.

Acelerar la maduración

Para que un aguacate madure rápidamente, puedes ponerlo en una bolsa de papel marrón. Luego ciérrala y consérvala a temperatura ambiente. Verás que el aguacate se madurará en poco tiempo: de uno a tres días. Si quieres que se madure más rápido, coloca una manzana o un cambur en la misma bolsa y espera apenas un día para que esté listo para servir.

Para conservarlos

Deja los aguacates verdes a temperatura ambiente para esperar a que estén listos para cortarlos. Los aguacates maduros deben guardarse en la nevera hasta que los vayas a servir.

Cortar los aguacates

Corta el aguacate longitudinalmente por la mitad hasta llegar a la semilla. Separa ambas partes y retira cuidadosamente la semilla. Puedes cortarlos en barquitos y luego retirar la piel, formar bolitas de aguacate o cortarlo en cubos. Si quieres preparar una deliciosa crema de aguacate, retira la pulpa con una cuchara y pásala por un exprimidor de papas. Luego, añade jugo de limón y sal. Si quieres una textura más gruesa, tritura el aguacate con un tenedor. Para una crema suave y sedosa, procesa la pulpa de aguacate en una licuadora con el jugo de limón y la sal.

Prevenir la oxidación

Al entrar en contacto con el aire, el aguacate se oxida y se pone oscuro. Para evitarlo, deberás bañarlo con jugo de limón. Se dice que se debe dejar la semilla dentro del guacamole o la guasacaca hasta que los vayas a servir. Sin embargo, la semilla solo protegerá la porción de guasacaca o guacamole que la rodea.

Sin sabores amargos

El aguacate nunca debe cocinarse, pues se pone amargo. Sírvelo crudo e incorpóralo a los platos solo cuando este listo.

Langostinos al limón

4 personas

 

Ingredientes

1 kg de langostinos.

1 lt de agua.

1 cebolla entera.

1 cebolla picadita.

8 ramitas de tomillo fresco.

8 ramitas de perejil.

1 taza de vino blanco.

3 cucharadas de mantequilla.

2 cucharadas de cebollín.

1/4 de taza de crema de leche.

1/2 aguacate.

La ralladura y el jugo de dos limones.

Sal.

Hojas de cilantro.

Preparación

Pela los langostinos y lávalos. Coloca las conchas y las cabezas en una olla con el agua, la cebolla entera, la ralladura y el jugo de un limón, el tomillo, el perejil rizado y el vino blanco. Llévalo a hervor, baja el fuego y sigue cocinando a fuego medio durante media hora. Cuela este consomé y hiérvelo nuevamente hasta que se reduzca a una taza y media.

Derrite una cucharada de mantequilla en una sartén y sofríe la cebolla picadita hasta que esté transparente. Agrega el cebollín picadito y vierte el consomé de langostinos. Déjalo cocinar hasta que se reduzca un poco más durante cinco minutos. Incorpora la crema y continúa cocinando hasta que espese. Retira la salsa del fuego. Derrite las dos cucharadas de mantequilla restantes en otra sartén y sofríe los langostinos hasta que estén ligeramente rosados y firmes. Incorpóralos a la salsa y añade el cilantro y la sal. Decora el plato con el aguacate en cubitos y acompáñalo con arroz blanco.