• Caracas (Venezuela)

EME

Al instante

Broncéate desde adentro

Se avecinan días de playa y sol. Una alimentación rica en antioxidantes y el uso de protectores solares adecuados son herramientas poderosas para prevenir quemaduras y lograr un efecto duradero. Dos especialistas nos ofrecen los detalles

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La piel de Vanessa no tiene nada que envidiarle al color del papel y mientras camina por la calle no falta quien le diga “el sol es gratis”. Para ponerle solución a este problema cada vez que tiene un día libre ella va a la playa con un bolso repleto de aceleradores y se rostiza con la popular técnica vuelta y vuelta. Sin embargo, en lugar de conseguir el bronceado anhelado lo que se lleva a casa es un tono camarón para nada sexy y una insolación que no la deja dormir. ¿Te parece familiar?

Si este es tu caso, debes saber que no puedes tener una piel canela de la noche a la mañana y que en intentos como este lo único que logras es perjudicarte. La nutricionista Joselín Díaz explica que esta tarea requiere de toda una preparación que incluye una dieta rica en antioxidantes. “Debes comenzarla un mes antes de la exposición al sol, no el mismo día. Esto favorece el bronceado además de protegerte de los rayos ultravioleta”.

Vitaminas comestibles

¿Qué debes comer? La experta afirma que son buenos todos aquellos alimentos que contienen betacaroteno, precursor de la vitamina A, la cual ayuda a la producción de la mielina que protege la piel. En este grupo se encuentran frutas como mandarina, naranja, melocotón, albaricoque, manzana y mango y vegetales con colores fuertes como lechuga, espinaca y zanahoria.

La especialista sugiere que también incluyas en tu dieta alimentos ricos en vitamina C. “Mejora la producción de colágeno y mantiene la piel tersa y sin arrugas”. Esta vitamina la puedes encontrar en frutas como tomate, kiwi, fresa, melón, lechosa y mora y vegetales como espinaca, coliflor, brócoli, acelga y perejil. “Lo ideal es que antes de exponernos al sol nos tomemos un jugo de zanahoria, naranja y tomate”.

También debes incluir la vitamina E en tu dieta ya que, según la nutricionista, evita la acumulación de los radicales libres ocasionados por el sol, lo cual previene el envejecimiento y tiene un efecto antiinflamatorio. La contienen los aceites de oliva, germen de trigo y soya y los frutos secos: almendras, nueces y pistachos. “Consume solo 15 gramos diarios”.

Minerales protectores

Otros alimentos aliados de un buen bronceado son los que contienen minerales antioxidantes, como el selenio, presente en cereales integrales y pescados blancos y azules y mariscos también ricos en Omega 3, que tiene efectos antiinflamatorios y ofrece firmeza y luminosidad a la piel. Sin embargo, “si tienes problemas de colesterol, tu consumo de mariscos debe ser controlado”, dice Joselín.

El zinc también tiene muchos beneficios que ofrecer, pues estimula la renovación celular, produciendo una mejor tonicidad y elasticidad. Lo puedes hallar en el pescado y el huevo, pero que no se te pase la mano con este último: “solo come uno o dos huevos a la semana”, dice Joselín Díaz.

La nutricionista aclara que los alimentos con antioxidantes son un buen complemento para protegerte del Sol, pero su consumo no te hace inmune. La dermatóloga Iraida Briceño reafirma esta idea. “Si tienes una dieta rica en antioxidantes y te vas a la playa, posees una mayor capacidad para reparar el daño ocasionado por sol, sin embargo no creas que no te vas a quemar”.

La dermatóloga advierte que también es fundamental hidratarte. “Si no lo haces en un ambiente en el que sudas y te estás tostando, tus células empiezan a trabajar mal”. La sugerencia es ingerir entre litro y medio a dos litros de agua y acompañarla con jugos o una bebida energizante para recuperar los electrolitos que pierdes.

Igualmente toma en cuenta que “las bebidas alcohólicas ocasionan un efecto diurético y en consecuencia te deshidratas. Entonces si te tomas una cervecita, bebe un vaso de agua para compensar el efecto”.

Piel hidratada

Ahora que tu dieta ha fortalecido tu piel es hora de elegir el protector solar adecuado. “Al comprar cualquiera que tenga factor de protección por debajo de 30 estás botando tu dinero. No hace casi nada”, comenta Iraida.

La dermatóloga recomienda protectores solares con indicaciones para resguardarte de los rayos UVA y UVB con un factor de protección (FSP) 30. “Si te lo pones, te aseguro que sí agarras color, no es un paraguas de titanio”.

Por otra parte, advierte lo nocivos que pueden resultar los aceleradores. “Son aceitosos y hacen que los rayos penetren más rápido y profundo la piel. Cuando llegan a la capa de la dermis causan daños precancerosos y cancerosos”.

Igualmente explica que es un error que bajes el nivel de FPS de tu protector a medida que te bronceas. “Si llevas una semana en Margarita y has agarrado color échate el mismo protector. El que tengas un poquito de color no te da licencia para volverte loca, recuerda que el daño es acumulado”.

Iraida explica que debes reaplicar el protector cada vez que te bañes y si adquieres un producto resistente al agua, su efecto durará 80 minutos máximo. También debes alternar los períodos de sol y sombra cada 20 minutos

Para extender el bronceado, Iraida recomienda exfoliar tu piel con una esponja de nylon cuando te bañes y luego utilizar una crema humectante. “Mientras mantengas la piel humectada no se cuarteará”.

No te automediques

“Los suplementos vitamínicos se recomiendan a personas con un régimen nutricional hipocalórico, pero si tienes una alimentación balanceada, no lo requieres. Si te automedicas, puedes ocasionarte una hipervitaminosis. Las vitaminas deben ser recetadas por un nutricionista y es preferible que las consumas en los alimentos”, comenta Joselín Díaz.

Dieta para el Sol

Para que no te rompas la cabeza pensando en cómo tener una dieta rica en antioxidantes te presentamos un menú diseñado por la nutricionista Joselín Díaz.

Desayuno: pan integral, queso bajo en grasa, juego de fresa o tres en uno. A mitad de mañana come una ensalada de frutas con kiwi, naranja y melocotón.

Almuerzo: pescados azules –atún, sardina, merluza y salmón–, arroz integral, ensalada con lechuga, zanahoria y pepino y jugo de mora.

Merienda: una mandarina.

Cena: tortilla de vegetales con acelgas y espinacas. Jugo de mango o una manzana.


No te confundas

La dermatóloga Iraida Briceño explica que el máximo factor de protección solar FPS es 50. “Un estudio demostró que una vez que el FPS sobrepasa el 50 la diferencia en capacidad de protección no concuerda con el número. Por esto, se decidió colocar 50+ cuando se considera que el FPS de un producto está por encima de 50, pero la diferencia de protección es muy pequeña”.

Píldoras antioxidantes

En el mercado también existen píldoras con sustancias con efecto antioxidante que contribuyen que a que los sistemas de reparación de la piel funcionen más eficientemente ante la exposición al sol. La dermatóloga Iraida Briceño recomienda aquellas que contengan el extracto de helecho polypodium leucotomos. “Al ingerirlas la severidad de la quemadura es menor”.

Fuentes:

• Joselín Díaz, nutricionista clínico. Telf.: (0212) 986 9021. joselinc@hotmail.com.

• Iraida Briceño, dermatólogo. iraidab09@gmail.com.