• Caracas (Venezuela)

Elio Gómez Grillo

Al instante

Elio Gómez Grillo

Suma de Venezuela (I)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“No tomo un libro en mis manos sin besarlo en la frente”, es una frase del escritor Elías Canetti, a quien evoqué intensamente a medida que leía este precioso libro Suma de Venezuela, de nuestro magno escritor don Mariano Picón Salas.

En principio, confieso, con vergüenza, mi imperdonable omisión de no haberlo leído antes, cuando me regocijaba devorando las páginas de otros libros del insigne escritor merideño. Emprendí ahora su lectura en la edición (2007) con la que el Instituto Pedagógico de Caracas celebraba sus setenta años de vida bajo la guía excepcional de la profesora Minelia de Ledezma, quien presidió magistralmente la comisión encargada de la celebración del aniversario iupecista.

Suma de Venezuela es un libro sencillamente grandioso que debiera ser de lectura formal por los alumnos de nuestros institutos educativos, para la debida compresión del país. Escrito a finales de 1964, don Mariano inicia su prólogo señalando que: “De muchas de las páginas que he escrito sobre Venezuela en diversos libros… y otros trabajos aún no recopilados, seleccioné este manojo de ensayos que pueden dar a compatriotas y a forasteros una imagen sintética y vivaz del país. Hay escritos –añade– que son testimonios no sólo de una Venezuela leída, sino también caminada o sentida como vivencia, conjuro y añoranza. Es acaso la Venezuela que sufrí y que gocé con mis nervios y mis huesos”.

El libro comprende dos partes. En la primera, que es “Historia y síntesis”, Picón Salas incluye su celebrada “Comprensión de Venezuela”, el “Proceso del pensamiento venezolano” y un estudio sobre tres eximios pensadores nuestros: don Simón Rodríguez, don Andrés Bello y don Cecilio Acosta.

A Simón Rodríguez lo considera “…uno de los grandes videntes que ha tenido el problema educacional americano”. De don Andrés Bello afirma que le “… tocó en suerte a este comedido e inteligentísimo caraqueño la magnífica tarea de ser uno de los fundadores espirituales de la entonces arboreante nación chilena”. Sobre Cecilio Acosta estima que su trabajo “Cosas sabidas y cosas por saberse”, contiene “… algunas de las verdades de más bulto que se hayan escrito en nuestro país”.