• Caracas (Venezuela)

Elio Gómez Grillo

Al instante

Elio Gómez Grillo

El penitenciarismo europeo (y II)

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Recorriendo y estudiando establecimientos penitenciarios en Europa, viví en Francia una experiencia realmente interesante. Durante mi permanencia como estudiante de la especialidad en París, tuve oportunidad de presenciar la inauguración de una cárcel francesa distante de París a sólo aproximadamente 30 km y que, entre otros elogios de especialistas, mereció la publicación en el diario francés más calificado, Le Monde, que consideraba el nuevo penal como “…la prisión modelo de Francia, la más bella y la más moderna”.

Conocí este reclusorio formando parte de un grupo de estudiantes del posgrado criminológico y penitenciario. El profesor especialista que guiaba la visita no podía ocultar su satisfacción.

El presidio, conocido como Fleury-Merogis, lo constituyen 5 edificios levantados sobre una inmensa llanura, con una capacidad para 4.200 “residentes” que se distribuían entre 3.212 hombres adultos, 560 jóvenes y 430 damas.

La población penal estaría formada la mitad por condenados definitivos a una pena no mayor a un año de reclusión. La otra mitad serían los condenados en primera instancia que hubiesen apelado la sentencia y estuviesen aguardando la decisión.

Las celdas son todas individuales y muy cómodas. Se informaba que el penal contaría con los servicios de una treintena de educadores. Hay salas de clases, talleres, campos deportivos, espacios para pasear. Fleury-Merogis se trata, en fin de la expresión gala del gigantismo penitenciario.

Como característica general del sistema penitenciario europeo es necesario asentar que la orientación del penal gira en torno a la educación de los internos. Por eso, los educadores del establecimiento orientan y determinan la vida de la cárcel y la de los reclusos.

Estrictas medidas de seguridad observé en lospenales europeos. Las visitas son restringidas y en algunos de losestablecimientos se permitía, mensualmente, dos personas, a partir de cerca dedos meses de reclusión y en presencia de un guardia.