• Caracas (Venezuela)

Elías Castro

Al instante

Que prevalezca el hilo constitucional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Entre vaguadas y mal tiempo, Venezuela sigue su rumbo en una clase de resignación. Una porción del país que por un lado vive resignado y apegado a la vaga esperanza de salir de la crisis con este modelo económico. Así mismo, existe otra parte del país resignado al cambio político.
Sea oficialista u opositor, ambas tendencias están resignadas a cambiar. Cambiar los errores de las políticas económicas o cambiar de gobierno para tener otro modelo, al final ningún venezolano está satisfecho con los resultados del presidente más impopular de la historia de Venezuela.
Y así el país vive una dinámica lamentable, donde se piensa cómo rendir la quincena y el último, se ingenia qué comerá al día siguiente y se vive con una absoluta sensación de inseguridad. Fracasaron en sus políticas y perdieron todo el suelo político que Chávez pudo conseguir alguna vez. Sin liderazgo y sin apoyo popular, la represión y el autoritarismo son cada vez más fuertes.
Se optó por un discurso de víctimas ante la mirada internacional, la canciller del país aseguró que tenemos capacidad para alimentar tres países. Se optó por el chantaje y la extorsión al decir que todo aquel que haya firmado para activar el referéndum revocatorio no puede ser funcionario público ni tener contratos con el Estado –confundiendo con total ignorancia lo que es gobierno y Estado–. Se optó por inutilizar a la Asamblea Nacional con cada sentencia de un Poder Judicial que se volvió bufete de un partido político.
Y es que todo aquel que contraríe el proceso es enemigo y con esta convicción tan burda de democracia, intentan a toda costa posponer una cita electoral al armar comisiones que sabotean el proceso y violan el reglamento.
Sin embargo, la hambruna y la impotencia pueden más que cualquier intento de mantenerse en el poder, lo más sensato es que todo se materialice en un referéndum y que el mandato del presidente sea evaluado en dichos comicios. Pero la sensatez y el bien común nunca prevalecieron en el actuar del Ejecutivo. Mis esperanzas se dejan llevar más por la ciudadanía. Que la organización y la protesta pacífica sea la vía para exigir nuestros derechos y un cambio político en paz. Que prevalezca el orden pero sobretodo el hilo constitucional. ¡Fuerza!