• Caracas (Venezuela)

Eli Bravo

Al instante

Más allá de la imaginación

Ilustración Alejandro Ovalles

Ilustración Alejandro Ovalles

No importa si un ser humano está en Caracas, Buenos Aires o Madrid, en el fondo, todos estamos en una búsqueda

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Uno no sabe hasta dónde llegarán las palabras y acciones que soltamos en la vida.
Como las ondas que corren en la superficie del agua al caer la roca, todo aquello que hacemos se expande para alcanzar a otras personas, y afortunadamente, de la misma forma somos tocados por las ondas que otros dejaron al pasar. Si lo imaginas como una animación computarizada el resultado es simplemente hermoso: un sistema de energías interconectadas como el mismo universo.

En los últimos meses he tenido la dicha de ver ese entramado en acción. Hace casi dos años pusimos en línea la plataforma Inspirulina.com y desde entonces esas ondas no han parado de moverse. Primero fueron unas cuantas, producto del primer impacto de la roca sobre el agua, impulsadas por el sueño de construir un espacio para compartir información, vivencias y testimonios. Poco a poco fueron llegando los amigos, los colaboradores, los desconocidos, hasta formar un círculo virtuoso que ha alcanzado su momentum y sigue moviéndose sin parar.

Inspirulina ya no es un proyecto que busca validarse, sino una comunidad que se ha construido de forma abierta y colaborativa. Lo fascinante es que parte de una necesidad tan básica y humana como es la búsqueda del bienestar, pero a la vez, se impulsa con algo tan sofisticado y en apariencia frío como la tecnología. Esa es la maravilla de las redes, que no podemos verlas solamente como Twitter o Facebook. El verdadero poder de estas redes sociales es que magnifican nuestras relaciones y aceleran el acto de compartir. Así, al activarse, ponen a volar tanto la imaginación como la realidad.

Hoy en día nos visita gente de todas partes del mundo. ¿Quiénes serán los que llegan desde Mozambique? ¿Cómo se llamarán las personas que nos leen en Irán? ¿Qué estará pasando en México que cada día aparecen más visitantes? No dejo de sorprenderme con estas ondas expansivas que se van sumando cada día, y lo más rico es saber que en algún momento, de alguna forma, están tocando a un ser humano en algún lugar.

De todos los comentarios que he recibido hay uno que se repite con frecuencia. "Esto me llegó en el momento preciso". Es curioso, porque jamás hemos sincronizado nuestros relojes con alguien en específico (además de que resultaría imposible) y por otro lado Inspirulina es un fascinante mosaico de voces, creencias y experiencias diversas. Pero lo que me dice ese comentario es algo claro: no importa si un ser humano está en Caracas, Buenos Aires o Madrid, en el fondo, todos estamos en una búsqueda. Y en la medida que compartimos ese camino y sus hallazgos nos cruzaremos con otras personas que nos alimentarán la ruta, cualquiera que esta sea.

En estos días, cuando estrenamos nuevo sitio en la red y abrimos más canales de participación, la satisfacción que experimentamos viene acompañada de una fuerte dosis de agradecimiento: cuando pusimos Inspirulina.com allá en línea nos preguntábamos si le interesaría a alguien. Ahora sabemos que las respuestas se cuentan en miles. Te invito a que la navegues y compruebes el poder de la inspiración. Y quién sabe, a lo mejor te animas a dejar tu chispa de energía en la nueva sección de Comunidad, donde todos están invitados. ¿Quieres compartir con otras personas tus imágenes, textos, recetas de cocina, videos o la música que te inspira? Solo tienes que hacer clic y dejar que tus ondas viajen para conectarte con el mundo. Te sorprenderás de su alcance.