• Caracas (Venezuela)

Eli Bravo

Al instante

Inspirulina

El agua, en apariencia débil y delicada, puede erosionar cualquier roca | Foto: Alejandro Ovalles / jaoc28@yahoo.com

El agua, en apariencia débil y delicada, puede erosionar cualquier roca | Foto: Alejandro Ovalles / jaoc28@yahoo.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es fácil pensar que actuar significa hacer algo, pero como enseña el Tao, no actuar también es una forma de actuar. Hay un gran poder en la acción de la no acción, que lejos de ser pasividad o indulgencia, significa moverse con el fluir de las cosas y obrar de formas sutiles. Los taoístas llaman a esto wu-wei, un concepto esquivo y fascinante que puede traducirse como "acción sin acción".

La idea de la no acción es moverse desde una armonía interna para fluir con la energía del momento. En mi libro Una ola tras otra, el personaje de Andrés, quien navega solitario a bordo de un velero por el Caribe, descubre rápidamente que para llegar a puerto seguro debe aprender a moverse con las energías del mar y el viento. Esto significa ajustar el timón y las velas en función de cómo estas se presenten, pero además, aceptar que son energías mucho más grandes y determinantes que él y su barco. Tras práctica y esfuerzo, Andrés aprende a fluir con el presente sin convertirse en una veleta. A fin de cuentas, no es lo mismo navegar que ir al garete. Lo primero es mantener un rumbo en el fluir de los elementos. Lo segundo es estar completamente a la deriva; es decir: sin dirección y a merced de los elementos.

Esto lo explica mucho mejor Lao-Tsé en el Tao Te Ching:

"El sabio se ocupa de lo no dicho, y actúa sin esfuerzo. Al enseñar sin verbosidad, producir sin poseer, crear sin tener en cuenta el resultado, y afirmar nada, el sabio no tiene nada que perder".

Una excelente imagen para entender el poder del wu-wei es imaginarse un río. El agua, en apariencia débil y delicada, puede erosionar cualquier roca. Para hacerlo solo requiere fluir en el tiempo. Otra forma de explicarlo sería la sincronicidad entre una persona y su entorno: si saltaras al río, podrías bracear, dejarte llevar o luchar contra el agua. Pero si eres capaz de ir "en el agua", siendo parte de ella y a la vez manteniendo tus intenciones más altas, podrás sincronizar lo que ocurre adentro y afuera. Moviendo las energías de forma correcta, estas se alinearán.

¿Estoy sonando como Yoda a estas alturas? En días recientes vi de nuevo El imperio contrataca junto a mis hijas y la influencia del Tao en las enseñanzas jedi son evidentes. May theforce be withyou.

Hay momentos en que la mejor acción es la no acción. Momentos cuando el wu-wei puede acercarte a lo que deseas alcanzar, especialmente bienestar, felicidad y paz. No por sutil una fuerza es débil, y como habrás experimentado alguna vez, botar energía por usarla excesivamente, sin conciencia y de manera errada, es una terca forma de perder el tiempo.

Todas estas vueltas son para contarte que a partir de hoy esta columna seguirá escribiéndose sin escribir. Es decir: entra en un receso que no significa abandono o silencio absoluto. Las próximas semanas serán de viajes, experiencias, entrenamientos y aprendizajes. Y cuando ese periodo haya concluido, volverán estas líneas, espero yo, para seguir fluyendo contigo al otro lado del monitor o la página.