• Caracas (Venezuela)

El Tiempo de Colombia

Al instante

La última librería

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El anuncio, de color rojo, es poco atractivo. Más lo son las ofertas de rebaja al frente de esta tienda peculiar en Jericho, barrio legendario de Oxford. Una pequeña mesa redonda con sillas verdes a su alrededor, al lado de discos viejos amontonados en caja, parecía invitar a café. Lo que llamó mi atención fue su nombre: Última Librería.

Evoqué de inmediato la primera librería que visité de manera asidua en mis años de estudiante en Bogotá, la Contemporánea, donde adquiría cualquier traducción de la obra de Hermann Hesse o novelas sugeridas por Darío Jaramillo Agudelo en su revista Libros, de distribución gratuita.

La Contemporánea desapareció, como ha sido la triste ruta de tantas librerías que han ido cerrando sus puertas ante la competencia de las tiendas electrónicas. Han sufrido tanto las librerías independientes como las grandes cadenas. Borders cerró 399 supertiendas en 2011.

Por fortuna las librerías se están reinventando y algunas sobreviven en su formato original. La crisis de Borders favoreció a Barnes and Noble, una gran cadena estadounidense que hoy maneja unas 700 librerías universitarias.

La meca de muchos turistas bibliófilos es Hay-on-Wye, famosa en Gales por ser el “pueblo de los libros”, sede original del festival literario que hoy rota por el mundo.

Al descubrir la Última Librería, mientras pedaleaba en la calle Walton, me llené de nostalgia. Fue un breve momento, pues pronto entendí su significado. No era un anuncio de languidez, sino de permanencia