• Caracas (Venezuela)

El Tiempo de Colombia

Al instante

Lo que está en juego en las elecciones de Argentina

Consideran histórico debate entre Scioli y Macri / EFE

Consideran histórico debate entre Scioli y Macri / EFE

Este domingo ese país elegirá entre dos candidatos radicalmente opuestos a su próximo presidente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A un día de la segunda vuelta de las elecciones en Argentina, Mauricio Macri y Daniel Scioli tienen todo listo para ver a quién elegirán los ciudadanos como mandatario de ese país durante los próximos cuatro años. Con encuestas a favor, Macri parte con ventaja, pero hay varios factores que podrían influir en el resultado.

1. ¿Qué dicen las encuestas?

De la victoria por apenas cuatro puntos que obtuvo Daniel Scioli en primera vuelta queda poco. El 37,08% del candidato del Frente para la Victoria sobre el 34,15% que logró Mauricio Macri es algo que ha cambiado para el momento del balotaje, como se llama la segunda vuelta en el Río de La Plata.

La encuesta de Managment & Fit publicada el 14 de noviembre en el diario Clarín --el último día en que los medio podían difundir sondeos según la legislación electoral-- le daba a Mauricio Macri el 52% de los votos y a Daniel Scioli, el 43,7%.

Los sondeos posteriores parecen igual de alentadores para el candidato de "Cambiemos", el partido político que se enfrenta a Scioli y una política que pretende continuar con el cepo cambiario y los subsidios que rige por ahora.

2. El peso de Buenos Aires

La provincia de Buenos Aires no solo concentra casi el 40% de la población de Argentina, sino que también tiene cuatro de cada 10 votos del país. Obtener la victoria en la capital es clave para las aspiraciones de ambos candidatos, más aún cuando ninguno de los dos logró una victoria aplastante en esa provincia en la primera vuelta: Scioli ganó el 37,13% de los votos y Macri, el 32,92%. Hay un 29,95% de votantes que deberán elegir de qué lado están pues en la primera vuelta le dieron sus votos a otros candidatos.

3. El factor Massa

Sergio Massa fue el tercero en discordia en las elecciones. Obtuvo 21,39% en las primarias (5'386.965 votos) y ese porcentaje es el que luchan por arrebatarse los candidatos.

La figura de Massa será fundamental para el balotaje en Argentina pues pese a haber sido candidato por el Frente Renovador, una coalición política de orientación peronista, este no se ha acercado políticamente a la candidatura de Daniel Scioli, cuyo Frente para la Victoria es de orientación peronista-kirchnerista.

Por el contrario, aseguró que su voto no iría para Scioli y que tampoco votaría en blanco. Sin embargo, puede ser que sus electores decidan no votar por Macri y que prefieran una opción más cercana a sus preferencias políticas.

4. Los amigos también juegan

La campaña de Daniel Scioli podría haberse visto empañada por la figura de Aníbal Fernández, el postulante del Frente para la Victoria a la gobernación de Buenos Aires en estas elecciones. Quien también es jefe del gabinete de ministros de Cristina Fernández es una figura sumamente discutida que, incluso, está siendo investigado por tráfico de efedrina.

Scioli y Aníbal Fernández debían, como parte de la misma fuerza política, aparecer juntos en campaña, pero Aníbal Fernández es tan cuestionado que perdió la elección y a Scioli, el estar asociado a un personaje con tantas resistencias bien pudo jugarle en contra.

Ahora, para el balotaje, Aníbal Fernández no ha aparecido, pero esa asociación bien podría ser recordada por los electores en una plaza tan importante como Buenos Aires. Vale la pena acotar que Macri trata de ganar esa provincia y que tiene a María Eugenia Vidal, la electa gobernadora, como parte de su partido.

5. La herencia de Cristina

Mauricio Macri también saca réditos del poco apoyo que le brindó Cristina Fernández a Daniel Scioli en campaña. Aunque en público la presidenta le ha dado algunos espaldarazos, fue obvio que el estilo confrontacional de la presidenta no iba con el candidato oficialista, quien se vendía ante la opinión pública como un conciliador.
Sin embargo todo eso cambió para el balotaje, donde la campaña viró hacia el miedo al ajuste económico que representa Macri.

Si bien el equipo de campaña de Scioli prefiere a una Cristina de perfil bajo para poder acercar más al candidato a los justicialistas y alejarlo del ala dura del kirchnerismo, el debate presidencial del fin de semana pasado generó dudas: "Tú no eres Cristina, eres el continuismo", le dijo Macri.