• Caracas (Venezuela)

Eduardo Semtei

Al instante

Las paradojas y extravagancias del gobierno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente Maduro recibió la noticia directamente de Sandra Oblitas. Ella se persignó antes de comunicarse con el jefe del Estado. Lucía flaca y despeinada. Estaba bañada en lágrimas. Triste. Acongojada. Su cara era el reflejo de la derrota. Levantó el teléfono y balbuceando el fracaso de su gestión, creyéndose amparada por el agónico grito de “se prorroga el acto de votación hasta que la vaina se enderece”, logró comunicarle la noticia. Mientras tanto, Tibisay repetía incansablemente una letanía… tendencia irreversible, tendencia irreversible, tendencia irreversible. Los médicos psiquiatras enviados por el Alcalde del Mal la atendían solícitos. Las pastillas de Prozac corrían por los pasillos del CNE como río crecido en conuco (sé que no se parecen en nada estos dos fenómenos pero tenía ganas de usar ese venezolanísimo dicho).

Del otro lado del teléfono tronó el presidente. Fraude. Fraude electrónico. Fraude electoral. Trampa imperialista. Estafa en las mesas. Timo en las transmisiones de datos. Engaño smarmático. Tramposería hackeriana. De inmediato ordenó abrir la averiguación más averiguadora de la historia. Encomendaron la tarea a la Dirección de Inteligencia, Contrainteligencia, Insurgencia del glorioso Grupo La Piedrita. Las máquinas de votación fueron llevadas como alma que lleva el diablo (bueno, otro dicho) a la ciudad de Guarenas donde se encuentra el Almacén General de Máquinas de Votación Rojas-Rojitas. Las tarjetas electrónicas de datos fueron verificadas contra las actas, las firmas, los libros de votación, las filmaciones hechas del proceso de votación, los testigos del PSUV, los supervisores de los testigos, los jefes de los supervisores de los testigos, los comandantes de los jefes de los supervisores de los testigos y finalmente los jerarcas de los comandantes de los jefes de los supervisores de los testigos.

Nada quedó al azar. También acudieron brujos, curanderos, paleros, santeros y astrólogos. Hubo al final una gran conclusión. Una dictamen claro. Contundente. El CNE es un organismo viciado, fraudulento, tracalero. Son unos pillos. Unos corruptos. Estaban tan acostumbrados a falsear y trampear los datos que ante la contundente realidad de una oposición bien entrenada, organizada en testigos de mesa y centros de votación, y dada su naturaleza (como la del cuento aquel de la rana y el escorpión) el CNE alteró los resultados. Como el mismo jefe del Estado lo reconoció en un circuito donde el PSUV ganaba por 15.920  votos, hubo 16.000 votos nulos y por lo tanto la oposición ganó por 80 votos (fácil el cálculo 16.000 menos 15.920 igual a 80).

Mientras tanto, las investigaciones dirigidas por los cubanos, los rusos, los chinos y los iraníes, con sus mejores instrumentos satelitales, rastreos electrónicos, sistemas de grabación y filmación, artilugios de visión nocturna, detectores de movimientos y registros térmicos, cámaras ocultas y micrófonos de alta penetración lograron detectar que en una de las mesas del estado Amazonas una secretaria había conspirado en forma gigantesca y brutal para engañar a un invidente y 2 ancianas y usar el voto asistido como forma para cambiarle la voluntad a esos 3 electores. En esa mesa, por cierto, el gobierno perdió por más de 3.000 votos. La usurpadora del voto está encerrada en una celda de máxima seguridad en el Sebin esperando que abran los tribunales para condenarla a por lo menos 20 años de cárcel.

Mientras tanto, por los lados de la Asamblea Nacional el Malvado del Mazo, reúne a 300 de los más reconocidos pandilleros de los grupos armados y violentos de los distintos colectivos encabezados por el legendario Picure, y los declara diputados del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. Les cede mediante contrato de pignoración la sede de lo que fue en tiempos pasados la Cámara del Senado. Y frente al retrato del Máximo Líder Histórico proclama que a la misma hora y día en que se instale la nueva Asamblea Nacional se estará igualmente instalando la Parlamento Nacional Comunal.

Toda esta revuelta y descubrimientos de última hora tienen confundido al Poder Ejecutivo cuyos ministros renunciaron pero no renunciaron o medio renunciaron o les pidieron la renuncia y no la entregaron (Dios qué enredo endemoniado) total que los señores ministros o ex ministros no mueven ni una pajita, y el país postrado y hundiéndose, los señores están como paralizados  y esperan pacientes lo que no va a suceder nunca.

Las páginas de Aporrea revientan de críticas, maldiciones, denuncias, solicitudes y reclamos a los jefes del PSUV que se comportan como si no fuera con ellos, excepto el Negro, digo afrodescendiente, de Aristóbulo que exclamó como buen barloventeño: “Boto tierrita y no juego más”. Héctor Navarro, Jorge Giordani, Gustavo Márquez y Ana Elisa Osorio forman un coro que resuena como un trueno en los  oídos de la cúpula roja. Le gritan sobre la falsedad de la llamada “guerra económica” que asusta a algunos y engaña a otros. Les piden que renuncien. Que se vayan. Y el tiempo sigue transcurriendo entre los ofrecimientos presidenciales que pronto anunciará la fecha donde anunciará las medidas económicas y políticas que cambiarán el rumbo de la historia y le devolverá al PSUV la mayoría que una vez tuvo. El Malvado del Mazo convoca urgentemente a sesiones extraordinarias de la moribunda Asamblea Nacional para elegir al TSJ. A la defensora. A cuanto bicho de uña les interese para torpedear el funcionamiento de la nueva AN. Aprueban urgente la Ley Orgánica de Inamovilidad del Poder Público, según la cual el nuevo Poder Legislativo no puede nombrar a nadie para ningún cargo nunca. Otra Ley Orgánica de Poderes Compartidos, según la cual para  cambiar el TSJ hace falta la aprobación del Poder Ciudadano, y para cambiar al Poder Ciudadano hace falta la aprobación del TSJ. Y para cambiar al CNE hace falta la aprobación del Poder Ciudadano y del TSJ.

Seguiremos informando. Esta es la historia interminable de las maldades del gigante derrotado.

Última hora: La presidencia acaba de declarar que hubo un metafraude antipolítico preelectoral conjugado con una confusión teledirigida mediática transversal todo acompañado de una interferencia galáctica intemporal aproximada.

Es todo (comentario del autor de este artículo. Coñísssimooo, ahora todo está claro). Agarra tu gallo muerto Tibisay.