• Caracas (Venezuela)

Eduardo Semtei

Al instante

Eduardo Semtei

Ha muerto la MUD. Viva la MUD

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Unidad Democrática y su organización principal obtuvieron buenos dividendos políticos durante el 2013 que recién termina. Se conservó la unidad a pesar que dos o tres zagaletones que lanzaron sus candidaturas a alcaldes y concejales fuera de los listados acordados por la mayoría. Como dice nuestro amigo Hernández de la Causa R, si alguien sale a jugar metras con 45 canicas y regresa con 75 mal podría decirse que salió ruchado. Además, nos llevamos un par de bolondronas, de las más preciadas por cierto. Fallamos en Maracay y en Puerto La Cruz, pero las otras importantes como Maracaibo, Maturín, Barquisimeto Valencia, Barinas, Petare, San Cristóbal, pasaron de las manos rojas a las manos libres. La MUD cumplió exitosamente su misión. Garantizar la unidad. Hacer respetar las primarias. Presentar ante el mundo un perfil democrático contrario al carmonazo, llevar la voz opositora a todos los escenarios.

Ahora la MUD tiene que plantearse otros objetivos, nuevas y desafiantes metas, incorporar a nuevos dirigentes. Sin dudas al examinar los políticos más exitosos resaltan los gobernadores de Lara y Amazonas, Henri Falcón y Liborio Guarulla, los jóvenes y talentosos alcaldes de Mérida y San Cristóbal, Carlos Ocariz en Petare, el burgomaestre de Monagas. Son estos los llamados a organizar en su entorno la nueva MUD.

Quizás su primera tarea consista en preparar para el último trimestre 2014 unas elecciones primarias destinadas a elegir a nuestros 165 candidatos a la Asamblea Nacional. No creo oportuno utilizar otros métodos o caminos para definir nuestros futuros representantes. Ha muerto la MUD al lograr todos sus objetivos vitales. Viva la MUD al plantearse nuevos retos y desafíos. En materia internacional debo anotar que las misiones en algunos de los viajes y visitas opositoras no se estructuraron con representaciones universales y pluripartidistas como debió ser y se perfilo justamente un desbalance muy cercano a la centroderecha.

Fue un error no haber incluido a Henri Falcón y en su lugar designar a miembros de Primero Justicia o a dirigentes democratacristianos. La nueva MUD deberá balancear claramente las delegaciones que visiten otros países de manera que refleje la verdadera composición de la oposición venezolana. Desde ya se perfilan distintas opciones para disputarse el liderato opositor. Por un lado Henrique Capriles representa hoy por hoy la principal figura, la central. Su partido Primero Justicia por sí solo no le garantiza que pueda conservarse como el portaestandarte de la unidad democrática.

En las elecciones de alcaldes, de alguna manera Voluntad Popular, AD y Avanzada Progresista, obtuvieron buenos dividendos que los nivelan con los aurinegros de PJ. Sería un altísimo riesgo para su supervivencia que Capriles no entienda la necesidad de estructurar una oferta que lo acerque al voto del gobierno. Ese 30% de la población electoral que luce amarrado política y hasta sentimentalmente con Maduro y el chavismo, no es fácil de conquistar si las principales figuras de la formula opositora no representan opciones donde tal población se sienta identificada. Pero tal alianza de Capriles, si se alcanza, debe ser anunciada claramente al país y comenzar desde ya el trabajo conjunto.

Leopoldo López hará, como lo esa haciendo, todo lo posible por desbancar a PJ y desplazar a Henrique de su lugar principal. López cuenta para ello con sólidos recursos y unas buenas alcaldías que le dan renombre y un piso político estable. Si bien López se retiró de las primarias en razón de su baja popularidad y su inhabilitación, la situación luce diferente en la actualidad. No le será fácil a AD, UNT, Copei apoyar a Henrique nuevamente salvo que se encuentre una fórmula de balance y equilibrio. Las cartas están echadas.