• Caracas (Venezuela)

Eduardo Semtei

Al instante

Irreflexiones para matar el tiempo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Primera: el terrorismo es una práctica inhumana. Es una aberración social. Es un crimen insensato. Va contra la humanidad. Solo persigue la muerte, el miedo, la intranquilidad, el desasosiego. No es un asunto militar, de un ejército contra otro, es la matanza indiscriminada de inocentes. No le importa para nada la vida humana. Ni de los niños. Ni de las mujeres. Ni de ancianos. Todos son objetivos. El terrorismo no construye. No edifica. No ejemplifica. El terrorismo luce más criminal que el nazismo. Tiene métodos más crueles. El nazismo fue derrotado. La humanidad democrática concentró todo su esfuerzo en liquidarlo. En desaparecerlo de la faz de la tierra. Todo el poder bélico posible se alineó en una sola dirección. Derrotar al nazismo a como diera lugar. El pensamiento nazi también invadió el gobierno japonés. Las fuerzas aliadas decidieron igualmente derrotar aplastantemente al ejército nipón. Su derrota era inminente pero en un largo tiempo. Quizás 2 o 3 años luego de la rendición de la Alemania nazi.  Dicen los entendidos en materia militar que durante tal tiempo morirían unos 250.000 soldados americanos. Había que detener la guerra. No sirvieron peticiones ni amenazas. Estados Unidos detonó 2 bombas atómicas. La guerra se acabó. Rendición incondicional del Japón.

El terrorismo islámico se viste de angelito para pedir libertad religiosa. Para solicitarle al mundo que le permitan organizarse en países occidentales. Solicitan respeto a sus centros religiosos. A sus  costumbres. Los creyentes del terrorismo circulan libremente entre las zonas y territorios dominados por ellos y sus países de residencia. Eso no puede seguir de ese modo. Salen de Francia, de Alemania, de Inglaterra, de Italia, de España, en fin de todo Occidente y luego retornan llenos de odio, fanatizados y entrenados para matar. Y los países occidentales los reciben, les reconocen sus derechos.

El respeto a las libertades individuales y religiosas tiene un marco en la realidad. No son, ni deben ser, ni pueden ser ilimitadas. En nombre de los derechos humanos, más bien excusándose con ellos, los terroristas van a entrenarse, a formarse para luego atacar el corazón de sus países de origen. El mundo occidental tiene la suficiente fuerza, armamento letal, tecnología, inteligencia, organización, ejército, poder como para decretar una guerra abierta o de cualquier tipo contra el ISIS. Contra el terrorismo. Contra las bandas de criminales disfrazados de defensores de  la religión islámica.

El mundo occidental y sus posibles aliados musulmanes, todos enemigos del terrorismo y creyentes de una coexistencia pacífica deben sin miedo, sin medida, sin cuartel, sin contemplaciones emprender una guerra que aniquile todos los focos terroristas islámicos existentes, a todos en la faz de la tierra. Que impida su resurgimiento en varios siglos. Que enseñe claramente que no tienen salida, que no tienen futuro, que serán aplastados. Es el bien contra el mal. La razón contra la sinrazón. La vida contra la muerte. Se trata de una guerra total por la supervivencia de nuestros valores democráticos, occidentales y de libertad. Exterminar todos los focos donde se entrenan los terroristas es la mejor medida para la seguridad interna de todos los países. Es la confrontación bélica y de inteligencia más importante de nuestros tiempos. Cada día que pase sin que la decretemos, sin que la ejecutemos tendrá un precio en vidas inocentes.

Segunda: el otro terrorismo. El narcotráfico es un mal mundial. Genera numerosos daños contra la humanidad. A su alrededor se forman grupos criminales horribles. Bandas de asesinos brutales. Las matanzas en México, en Colombia son ejemplos del poder que concentran, de su capacidad criminal, de su fuerza militar, de su influencia sobre el gobierno, sobre la policía, sobre la ley y la justicia. La guerrilla colombiana hizo pactos con los narcos para obtener fondos. La narcoguerrilla. Tales organizaciones criminales, como la mafia, se van formando a lo largo de los tiempos y  en atención a sus luchas intestinas. Unos sobreviven otros no. Van captando y reclutando gente. Hombres. Mujeres. Así  han afiliado a numerosos venezolanos. Huyendo de Colombia, de Perú y de Bolivia, donde las fuerzas del orden los han ido derrotando y acorralando, buscan nuevos territorios, nuevas gentes, nuevas organizaciones, nuevas rutas.

Los sobrinos Flores fueron asimilados por las mafias de la droga. Conscientes de  su entorno. De la confianza que le tenían.  Entraron de lleno en el negocio de la droga. 800 kilos en un nivel profesional, por decirlo de alguna manera, no es una cifra de principiantes. Tienen que haber estado en el negocio por un buen tiempo para que los Patrones del Mal le confiaran 800 kilos del producto.  Primero 1 kilo, luego 10 kilos, luego 50 y así sucesivamente. Y la recepción, custodia, traslado, cobro, transferencia de los fondos, uso de territorios, puertos, aeropuertos, transporte en barcos y aviones, protección policial, seguridad etc., hablan claramente de una organización con poder, con influencia. No son dos narcomulas, no son dos jíbaros, no son dos vendedores de calle. Son dos Patrones. Dos señores. Dos dones. No creo de ninguna manera que desde la presidencia se haya protegido o alentado la actividad criminal de estos dos bandidos de apellido Flores. Por allí no es que fumea. Es en otro lado. Pero en todo caso, las señales de riqueza mostradas en residencias lujosas, yates estrambóticos y aviones intercontinentales debieron haber llamado la atención.

Otorgarles pasaportes diplomáticos a ciudadanos que nada tienen que ver con nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores fue un nuevo error y un aliciente al vicio y al crimen. Se habla de la emisión de más de 500 pasaportes diplomáticos “de cortesía” incluso para nacionales de otros países. Veremos cómo se desenvuelve esta trama complicada para el hogar presidencial. De alguna manera todo está por verse, todo está por conocerse, todo está por develarse. En todo caso, Efraín Antonio Campo Flores parece ser el pendejo del asunto, tiene solo un defensor público mientras que el otro don Franqui Francisco Flores de Freites tiene defensores privados, caros: John Reilly y Rebekah J. Poston de la firma Squire Patton Boggs y aparece como el propietario de la hiperresidencia en la Romana de Santo Domingo, dueño del exquisito yate con helipuerto y finalmente amo y señor de las empresas registradas en Panamá.

Tercera: estuve leyendo el convenio de “acompañamiento” firmado por Unasur y su contraparte nacional. Estuve asimismo leyendo el convenio de “acompañamiento” de la página “Sexy Girl Damas VIP de Compañía”. No son muy diferentes que digamos. Unasur designa unos comisionados para venir a la “fiesta electoral”, VIP designa a  una o varias comisionadas para una “fiesta privada”. Unasur asegura la presencia de unos delegados. VIP asegura la presencia de una o varias acompañantes según sea el convenio. Unasur presencia las distintas etapas de proceso. El invitado presencia las distintas etapas del proceso de la delegada. Unasur les da fondos a los comisionados para venir a la fiesta electoral. VIP recibe unos fondos del invitado para pagar los gastos conexos de la fiesta privada. Unasur se compromete a respetar y tener unas reglas mínimas de conducta. La VIP se compromete a tener unas reglas mínimas de conducta. La contraparte debe conocer antes los nombres y perfiles de los acompañantes de Unasur. El invitado debe conocer los nombres y perfiles de las VIP. La contraparte puede despojar de las credenciales a los acompañantes. La VIP puede despojarle de los derechos al invitado. Unasur no puede ni sustituir ni modificar las normas electorales del CNE. El invitado de VIP no puede sustituir ni modificar las normas del contrato firmado. El CNE responde por todo el sistema de transporte, movilización, seguridad. El invitado responde por los gastos de transporte, movilización y seguridad. Unasur no puede declarar sobre asuntos electorales. El invitado no puede tomar fotografías de la comisionada ni declarar sobre sus asuntos. Unasur no puede observar y comentar. Solo acompañar y callar. La comisionada no puede observar y comentar. Solo acompañar y callar. En fin, creo que muchos electores del sexo masculino, solteros y sin compromiso, estarán tentados de firmar con VIP y no con Unasur.