• Caracas (Venezuela)

Eduardo Semtei

Al instante

Eduardo Semtei

Crisis en el condominio  

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hacía ya más de un semestre que la asamblea del condominio donde resido no se reunía. Todo el desastre posible ya había sido examinado. Nada nuevo podría aparecer, repitieron desconsolados los vecinos en la última reunión. Recuerdo que hablamos de que el hombre aquel estaba gravemente enfermo y que no asumiría la presidencia y así fue. Se habló del engaño que durante meses mantuvieron los dirigentes del PSUV; sus mentiras cotidianas, que si estaba recuperándose, que si era una cámara hiperbárica, que si los valores estaban estables, que si cinco horas conversando. Todo era mentira. Una patraña canalla para engañar a los electores. Y la cosa casi les funcionó. Sacaron voticos. Sin embargo, como se evidenció, tuvieron que apelar a la trampa, a la tracalería electoral, para garantizarse el triunfo. Fue una victoria falsa, írrita. Vienen palo abajo. En caída libre.

En esta oportunidad la agenda era 1) Dólar paralelo. 2) Inflación y costo de la vida. 3) Escasez. Sometido a consideración el orden quedó escasez, inflación y dólar. Toma la palabra el primo del rector Antonio París y expone las dificultades que tiene el liceo donde enseña por la carencia de papel sanitario. Relata asombrado el contrabando de “tusas” (según el DRAE eso es el corazón de la mazorca). Dicho adminículo es usado como producto de limpieza, pero el problema no reside allí, sino en que la mayoría de los estudiantes, una vez que usan las tusas, o las lanzan por las ventanas de los baños o las reciclan lavándolas subrepticiamente. Cuenta que la profesora Elmira Yánez ha sido golpeada varias veces por tusas voladoras y eso sí que tumba gobierno.

El señor Manuel López, gerente de la Fuller de Chacaíto, ofrece papel industrial de envolver como un favor a sus vecinos. La señora López, la chismosa, dice que hace dos días que usa en fulano papel industrial y tiene no sé qué cosa sumamente irritado y que ni siquiera puede sentarse, eso la trae muy contrariada. La señora Socorro López Maya toma la palabra y se lanza una perorata sobre la crisis, la corrupción, la crisis universitaria, la regaladera y termina preguntándole a la masa: ¿Es que acaso Fidel, Raúl y Maduro se limpian “aquello” con tusas o con suaves y perfumadas hojas de papel toilette traídas directamente de París? Ahí está el detalle.

Luis Manuel Cabello, primo del diputado aquel, chavista hasta los tuétanos habla de que en la cuarta la gente comía perrarina. Que él prefiere limpiarse con tusas que comer perrarina. Le salta el doctor Esculpi, primo hermano de Luis Manuel, y le echa en cara su ignorancia. Le dice: “Muchacho pendejo, un kilo de harina PAN cuesta 6 bolívares y un kilo de perrarina importa 80 bolívares”. ¿Quién va a dejar de comprar harina de maíz barata para comprar comida cara para perros?

Riposta por allá de nuevo el hombre de la Fuller y dice que si no quieren el papel industrial quizás pueda conseguirles jabón y detergentes al por mayor, dado que esos productos también escasean. Igual que el aceite, los granos, la mayonesa, el atún, el pollo, la pasta dental, las hojillas de afeitar, en fin, falta de todo en los supermercados, abastos y panaderías.

El doctor Anzola, del Hospital Vargas, advierte los riesgos de usar productos abrasivos no aptos para humanos. Juan Soto (no es el diputado) habla de que prefiere andar con sarpullidos que con mal olor. El tiempo avanza y no hay conclusiones y vamos por el primer punto.

Abdel Jaua, tío de ministrote, propone hacer una compra masiva en Miami de todo lo que haga falta. Una gran compra. Llenar un conteiner de todos los productos que escasean y traerlo al edificio para su distribución. Dice que llenarlo debe salir en cerca de 3.000 dólares, es decir alrededor de 90.000 bolívares, entre 80 apartamentos, quedaría en 1.125 cada uno. Se votó y se aprobó. Jaua quedó encargado del papeleo. Creo que hicimos buen negocio. ¿Cumplirá Jaua? En el próximo capítulo...