• Caracas (Venezuela)

Eduardo Semtei

Al instante

Eduardo Semtei

Conversaciones telepáticas con Leonel Fernández

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—Estimado ex presidente de República Dominicana Dr. Leonel Fernández, le damos la bienvenida a Venezuela en nombre de Avanzada Progresista y de todos los venezolanos opositores que defendemos intransigentemente la democracia venezolana.

—Gracias Sr. Semtei, no esperaba menos, me gusta mucho Venezuela.

—Sr. Fernández ¿usted sabe qué países forman Unasur?

—Sí. Se los digo de inmediato. Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

—Anjá. Entonces usted sabe en forma clara y nítida que Santo Domingo no es miembro de Unasur.

—Claro que lo sé.

—Y entonces ¿cómo acepta usted presidir la Comisión de Acompañamiento de Unasur en las elecciones parlamentarias de Venezuela del próximo 6 de diciembre, si ni usted ni su país tienen nada que ver con Unasur?

—Bueno, Sr. Semtei. A mí me contrató mi gran amigo de toda la vida, Ernesto Samper, además es un buen contrato, a nadie le caen mal  35.000 dólares americanos más gastos.

—Pero ¿usted no cree que hay ciertamente un asunto moral, ético en que usted acepte presidir una comisión internacional de países entre los cuales no se encuentra el suyo?

—No lo había pensado de esa manera.

—Sigamos Sr. Fernández. ¿Cuánto dinero le facilitó Venezuela, específicamente el gobierno de Chávez y el de Maduro a través de Petrocaribe, durante los tres períodos en que usted fue presidente?

—No recuerdo para nada esa cifra, además ese asunto no tiene nada que ver con mi presencia en Venezuela.

—Le recuerdo, amigo Leonel, que usted fue presidente de República Dominicana de 1996 a 2000 y de 2004 a 2012.

—¿Eso a qué viene amigo Semtei?

—Bueno, quería destacar que en su segundo y tercer mandato República Dominicana hizo numerosos acuerdos y negocios con el gobierno venezolano. Y además recordarle que según los registros de la Contraloría Interna de su país y a raíz de varias investigaciones sobre corrupción que involucraron a altísimos funcionarios de su gobierno, República Dominicana recibió (y aún está recibiendo por cierto) entre 2004 y 2012 un poco más de 2.000 millones de dólares. Esa descomunal cifra pudiera obligarlo a ser más simpático y condescendiente de lo “normal” con el gobierno que le soltó tal fortuna. ¿No lo cree Sr. Fernández? Recuerdo que usted dijo, cito textualmente: “Chávez forma parte de nuestros sueños por una América Latina libre y en paz” y “la figura de Chávez ha sido decisiva y determinante en los avances del continente”. ¿Esas frases no con como comprometedoras, como demasiado cercanas al gobierno, sobre todo si se espera de usted un acompañamiento neutral, objetivo, ético, independiente?

—No le veo nada de extraño ni inmoral en mi admiración eterna al hombre que fue tan solidario conmigo  y mi gobierno.

—En otra oportunidad usted expresó: “Tuve un gran privilegio al conocer personalmente y durante muchos años al comandante Hugo Chávez, quien logró convertirse en ese líder revolucionario querido, admirado y respetado no solo en América Latina y el Caribe sino en el mundo entero”. ¿De verdad usted cree que los opositores venezolanos vean en usted el “acompañador” objetivo, ecuánime, imparcial que hace falta para impedir el ventajismo o las triquiñuelas electorales del gobierno?

—Ese no es mi problema Sr. Semtei. A mí me contrató Samper y voy a cumplir con mi trabajo lo mejor que pueda.

—¿Usted sabe cuántos diputados han sido despojados de sus curules en forma ilegítima?

—No lo sé.

—¿Usted sabe cuántas emisoras de televisión y estaciones de radio tiene el gobierno a su favor, bien porque las compró o bien porque las amenaza?

—No lo sé.

—¿Usted sabe cuántos vehículos, aviones, oficinas, recursos del Estado venezolano están siendo utilizados por el gobierno en su campaña?

—No lo sé.

—¿Usted sabe de una tarjeta electoral prácticamente similar a la usada por la oposición cuyo objetivo es confundir, que hasta el mismísimo presidente dijo que era la tarjeta oficial de la oposición?

—No lo sé.

—¿Usted sabe cuántas horas de transmisión en cadena ha usado el gobierno para promover a sus candidatos?

—No lo sé.

—Pero bueno, Leonelcito, por Dios, entonces, ¿qué es lo que tú sabes exactamente?

—No opino. No respondo.

Y repentinamente se cortó la comunicación telepática. Imagino que se puso el casco del Capitán América que, al ser de acero, impide la comunicación. Nos  quedamos con las ganas de conocer sus respuestas. Ya lo veremos en acción. Y como las enfermedades mortales. Espere lo mejor pero prepárese para lo peor.