• Caracas (Venezuela)

Eduardo Riveros

Al instante

Estado Islámico y malandros venezolanos: empatan en homicidios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los malandros venezolanos se pueden comparar con los terroristas del Estado Islámico no solo en su frialdad para asesinar, sino que también se asemejan en los números de víctimas civiles.

Según el informe del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, al 17 de abril del presente año habrían sido asesinado 105.000 civiles, entre ellos 11.000 niños, desde el inicio de la guerra civil que la institución la registra el 18 de marzo de 2011, es decir, han pasado poco más de 4 años.

En el caso de homicidios en Venezuela, la media anual según el Observatorio Venezolano de Violencia, que encabeza el sociólogo Roberto Briceño, es casi de 25.000 homicidios al año, específicamente en 2014 fue de 24.980 y en 2013 alcanzó la cifra de 24.763, y para este año se espera que la cifra aumente a más de 25.000 homicidios debido al aumento de la agitación social y la caída de los precios del petróleo, según la fundación  dedicada al estudio del crimen organizado Internacional Insight Crime.

Entonces las frías matemáticas nos dan casi 100.000 homicidios en los últimos 4 años en Venezuela, alcanzando las mismas cifras que el tenebroso grupo extremista islámico, quienes someten a todos quienes no quieren a “Alá”, como bien lo saben las familias que se han debido desplazar obligatoriamente fuera de Siria para escapar de esta agrupación.

Apartando los números, tanto el homicida venezolano como el extremista islámico tienen el mismo desprecio por la vida humana, matando sin escrúpulos, a sangre fría, y si ven las imágenes y las miradas de los miembros del lejano Medio Oriente, sus ojos connotan los mismos ojos de crueldad del malandro venezolano, mirada que todo quien ha sido atracado, secuestrado o sobrevivido al actuar de estos antisociales conoce.

El malandro venezolano y los extremistas del Estado Islámico comparten su afición por mostrar sus “logros” por las redes sociales, ya sea mostrando armas, y en algunos casos asesinatos para dar muestras de fuerza para que sus oponentes les tengan temor y pánico.

Lo más triste es pensar que si una coalición de países armados con la mejor tecnología no puede contra los extremistas islámicos… ¿qué queda para el caso venezolano?… ¿Será que el cáncer de la violencia no tendrá cura en Venezuela?... ¿Parte de la sociedad seguirá “anestesiada” o el “fanatismo político religioso” que tiene profunda base psicológica es más poderoso que la evidencia diaria?... 

@eduardoriverosq