• Caracas (Venezuela)

Eduardo Posada Carbó

Al instante

Hoja de ruta venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La han llamado hoja de ruta. Y aunque no tiene itinerarios precisos, el plan de la oposición en Venezuela es buscar la salida del presidente Maduro a fines de este año. Para ello, la hoja de ruta, anunciada esta semana, contempla diversos caminos: manifestaciones callejeras, una enmienda constitucional que recortaría el mandato presidencial, su revocatoria y, finalmente, una asamblea constituyente.

Se trata de un enfrentamiento esperado casi desde las mismas elecciones parlamentarias que le dieron un triunfo arrollador a la oposición en diciembre del 2015. La presencia del presidente Maduro en la Asamblea para exponer su informe a la nación, en enero este año, alivió por un momento las tensiones. Fue solo un breve instante.

Una decisión reciente del Tribunal Supremo de Justicia, que limita los poderes de control de la Asamblea legislativa, ha sido ahora el detonante. “Estamos frente a un golpe de Estado”, dice la exmagistrada del TSJ Blanca Rosa Mármol de León (El Tiempo, 2/3/16). Sería “una liquidación de facto de la Asamblea Nacional”, observó su presidente, Henry Ramos (El Tiempo, 6/2/16).

Esta confrontación de poderes se produce en medio de una crisis económica prolongada que tiene a Venezuela, según The Economist, “al borde de una explosión social”.

El cuadro que ofrece la revista británica es descorazonador: el mismo Gobierno ha reconocido que la economía se contrajo en un 7 % el año pasado y que los niveles de inflación son mayores del 140 %. Los cálculos del Fondo Monetario Internacional son aún más alarmantes, con una inflación superior a 700 %.

La pobreza se ha recrudecido, mientras caen los salarios reales. La comida escasea (se ha delegado la “producción de alimentos a los militares”: Semana, 2/3/16). Venezuela sufre hoy una de las tasas más altas de homicidio en el continente.

Este cuadro no es novedoso. Ha sido resultado de la caída del petróleo acompañada de un pésimo manejo de la política económica, expresión de fracaso del llamado “socialismo del siglo XXI”. El Gobierno insiste en culpar a fuerzas externas. Y en ocultar el sol con las manos. Uno de sus ministros alcanzó a expresar que “la inflación no existe”. Duró muy poco en el cargo.

¿Cuánto más durará Maduro? El referendo revocatorio buscado por la oposición –la ruta preferida de Henrique Capriles, gobernador de Miranda– debe esperar hasta mediados de abril, cuando Maduro complete la mitad de su mandato. La oposición tendrá entonces un tiempo limitado para recoger las firmas requeridas, antes de que se convoquen los respectivos comicios.

Maduro cuenta por ahora con el apoyo del Tribunal Superior de Justicia, gracias a los 13 nombramientos de magistrados, hechos por la anterior Asamblea Nacional semanas antes de que se instalara el nuevo legislativo dominado por la oposición. ¿Cómo se resolverá, entonces, tan intrincada disputa de poderes?

Paradójicamente, la misma constitución establecida por Chávez parecería otorgarle herramientas a la oposición. Esta ha decidido invocar los artículos 333 y 350 –este último, de invocación expresa en el comunicado de la oposición, prescribe que el “pueblo... desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos”–. Tales serían las bases legales para apelar al constituyente primario.

¿Pero cómo puede llevarse este recurso a la práctica? Por lo pronto, de manera sensata, la oposición ha hecho un llamado a una “solución política, electoral, constitucional y pacífica”. El bienestar de los venezolanos, y del continente, exige que el gobierno y la oposición se sienten a negociar.