• Caracas (Venezuela)

Eduardo Posada Carbó

Al instante

Elecciones y la frontera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La popularidad del gobierno por el suelo. Inflación galopante, cerca de 200%. Escasez de productos básicos. Economía decreciente. Sociedad polarizada. ¿Seguridad? Las tasas de homicidio se han trepado en la última década hasta ser casi las más altas del continente. Tal es parte del preocupante panorama venezolano, ad portas de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

¿Cuál es la estrategia del presidente Maduro para enfrentar una crisis tan aguda que anticipa, según las encuestas, una derrota electoral para los partidarios de su gobierno? Una, al parecer, es cerrar la frontera con Colombia, y declarar el estado de excepción en municipios del vecino estado del Táchira.

Maduro encontró la excusa en un ataque contra la Guardia Nacional por fuerzas aún desconocidas. Al explicar el cierre de la frontera, como informó la Agencia Venezolana de Noticias, Maduro “destacó” que su gobierno estaba “luchando contra el paramilitarismo que se ha instalado en el país procedente de Colombia, con ayuda de la ultraderecha nacional e internacional”.

Ha sido frecuente en la historia que gobernantes, enfrentados a serias crisis internas, acudan a sindicar a agentes extranjeros de sus propios males. Pero pocas veces quizás haya sido tan burda la estrategia como en este caso. Con medidas precipitadas que castigan a miles de humildes colombianos, expulsados de sus viviendas.

Sus propósitos electoreros son evidentes e inocultables. Como observó el ex gobernador del Táchira César Pérez Vivas, el cierre de la frontera no solucionará el déficit fiscal, ni la escasez, ni el tráfico de bienes y divisas.

Un comunicado de la MUD advierte sobre el estado de excepción. Esta medida, “emitida a solo 109 días de unas cruciales elecciones parlamentarias”, es para la oposición un mensaje amenazante, el anticipo de la “suspensión” del proceso electoral “para evitar una derrota tan inminente como segura”.