• Caracas (Venezuela)

Editorial El Tiempo de Colombia

Al instante

Editorial El Tiempo de Colombia

El desafío hongkonés

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

China enfrenta en Hong Kong el mayor desafío interno desde las protestas prodemocráticas de 1989 en la plaza Tiananmen, que entonces fueron aplastadas por un régimen que hizo oídos sordos al clamor de los estudiantes y que conjuró a sangre y fuego este y cualquier futuro reclamo por democracia. ¿Quién se olvida de la imagen de aquel valiente estudiante que se puso frente a una columna de blindados?

Lo que sucede hace 12 días en las calles de esta antigua colonia británica vuelve a tener a los estudiantes como protagonistas, y las protestas por mayor libertad democrática como eje. Pero hay diferencias. A los hongkoneses como herencia colonial les dejaron un enorme apego por los componentes de un Estado de Derecho que los habitantes de China continental ni soñarían. Por eso, cuando el Reino Unido devolvió en 1997 a China esta región administrativa especial se acuñó la expresión “un país, dos sistemas”. Se hablaba de un esperanzador laboratorio: en China comunista se desarrollaría una experiencia ultracapitalista y con libertades políticas al estilo occidental. La promesa era mantener la democracia por 50 años.

Pero los tiempos han cambiado y la llegada de Xi Jinping a la presidencia obligó a barajar. Lo que Pekín llama democracia es muy diferente a lo que creen Occidente y los estudiantes, que hoy se sienten engañados. Pekín apoya las elecciones libres, pero los candidatos tendrán que pasar por su filtro. Peor aún, un libro blanco publicado en junio pasado reza que el estatus especial del que goza Hong Kong solo es tolerado porque el régimen de Pekín así lo quiere.

Esto encendió las alarmas y ha precipitado estas manifestaciones que, como estrategia de fatiga, no han sido reprimidas enérgicamente. Pero los estudiantes suben su apuesta: quieren la renuncia del jefe de gobierno. ¿Hasta cuándo aguantará el gobierno de Pekín, que no se caracteriza por su tolerancia hacia estos fenómenos? Los ojos del mundo están sobre esta próspera región. Que no se repita lo de Tiananmen.