• Caracas (Venezuela)

Editorial El Comercio. Perú

Al instante

Cómo agrandar el pastel

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La idea de que la riqueza es un pastel ya dado y solo hace falta repartir en porciones “justas” no ha hecho sino llevar a ciertos políticos y ONG a conclusiones equivocadas.

La ONG británica Oxfam publicó un informe en el que asegura que el patrimonio del 1% de las personas más ricas del mundo superó en 2015 al del 99% restante. El informe argumenta que el crecimiento y la riqueza mundial son absorbidos por los más ricos.

No es el caso que la nueva riqueza haya ido a parar a los bolsillos de los más pudientes, ni que esta pueda ser “absorbida”, como arguye el estudio. El capital no es una cantidad fija sino dinámica, por lo que el mercado premia los emprendimientos y la creatividad de quienes agrandan el pastel.

La experiencia demuestra que los modelos económicos asistencialistas que privilegian la redistribución, en el largo plazo, traen consecuencias que afectan seriamente el propósito que persiguen: reducir la pobreza. La situación fiscal brasileña es un ejemplo de ello. Al aumentar las transferencias sociales, el gobierno ha generado un gasto que alcanza 12% de su PBI e incrementó el déficit fiscal a un extremo inmanejable.

El informe de la Oxfam sostiene que la evasión y elusión fiscal constituyen el mejor ejemplo de cómo el sistema económico “se ha contaminado para favorecer los intereses de los poderosos”. Pero en Perú afirmar que la elusión fiscal favorece los intereses de los “poderosos” se aleja de la realidad.

La informalidad económica ocasiona que la mayor parte del financiamiento público provenga de un número pequeño de contribuyentes. A pesar de contar con más de 7 millones de unidades productivas, casi la mitad del impuesto a la renta es generado por apenas 300 empresas. El verdadero bienestar no debe ser medido por los niveles de igualdad, pues si ese fuera el caso, Venezuela –el país con la menor desigualdad de la región– sería un ejemplo a seguir.