• Caracas (Venezuela)

Eddy Reyes Torres

Al instante

Dejen a Lorenzo en la Polar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

De hace un tiempo para acá, han aparecido artículos y comentarios en la prensa nacional, y programas de opinión de radio y televisión, en los que se plantea y ve con buenos ojos la eventual candidatura de Lorenzo Mendoza, cabeza visible de Empresas Polar, en una próxima elección presidencial. Cuando el asunto se le ha insinuado directamente al empresario, este ha rechazado categóricamente tal posibilidad, destacando que ha sido formado y preparado para el trabajo que realiza ahora, y que en ese rol se va a mantener.

Nadie medianamente informado del quehacer político ignora que han sido muchos los candidatos en Venezuela y el mundo que han negado tal posibilidad, cuando el planteamiento se les ha hecho a destiempo, y la estrategia del momento desaconseja hacer explícita la decisión para evitar así ataques despiadados con antelación. De modo que no nos queda más que esperar y ver.

A pesar de lo anterior, nos vamos a lanzar al ruedo con una posición a contracorriente de la que tienen muchísimos venezolanos.

Por el bien del país consideramos que, sin desconocer las enormes cualidades y condiciones que ha demostrado y puesto en evidencia Lorenzo Mendoza a la cabeza del conglomerado que maneja, más beneficios le proporcionará al país en su rol de calificado empresario criollo, con clara visión del rol social que también lleva a cabo, que como político a tiempo completo pero sin experiencia previa en tales lides. Macri, en Argentina, tuvo a su favor que incursionó en dicha arena a partir de 2005, como diputado nacional, y luego como jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, fogueándose debidamente y con éxito en tales funciones, antes de incursionar en las grandes ligas políticas de su país. De allí que no hay que olvidar la mala experiencia que tuvimos acá en abril de 2002 con un hombre bien preparado en las contiendas gremiales de nuestro sector empresarial, pero cuya escasa pericia política lo llevó a fracasar en un momento fundamental de la reciente historia: me refiero a Pedro Carmona Estanga.

Hay algo más. En un escenario hipotético en que Mendoza aceptase ser candidato en una elección presidencial, sería necesario tener en cuenta algo que nadie hasta ahora ha tratado: Lorenzo tendría que separarse de las empresas Polar. Pero esa “separación”, para ser creíble e incuestionable, lo afectaría a él y su familia: se plantearía la necesidad de vender Empresas Polar a personas o compañías no relacionadas con él ni su entorno familiar. En tal caso, lo más probable es que la Polar sea adquirida por alguna empresa trasnacional especializada en la misma área, lo que representaría una gran pérdida para el país. No es solo que perdemos un grupo venezolano probadamente exitoso y de gran prestigio, sino que tendremos un candidato que tan solo representará una esperanza, pues, en definitiva, nadie sabe cuál sería el alcance de sus logros como presidente de un país sujeto a múltiples coyunturas nacionales e internacionales.

La oposición cuenta con calificados dirigentes políticos, con experiencia de gobierno y accionar público, que están bien preparados para asumir la función presidencial. Ese sería el caso de Henrique Capriles Radonski, Henry Ramos Allup, Leopoldo López, Manuel Rosales, Ramón Guillermo Aveledo, Antonio Ledezma, María Corina Machado y Henri Falcón, por mencionar solo a algunos. Lo importante es que, en una futura gestión presidencial, cualquiera de ellos sabrá acompañarse con figuras de sobrada experiencia política, académica y profesional, en sintonía con las diferentes tareas que habrán de acometerse.

Estoy seguro de que Lorenzo ocupará un rol importante en la recuperación económica del país, a partir del momento en que se produzca un cambio de rumbo en materia de políticas públicas. Si Maduro y Cabello no estuvieran obnubilados por una revolución que ha demostrado su improcedencia e inviabilidad para solventar la crítica situación que padecemos en todos los órdenes de la vida nacional, ya lo habrían convocado para pedir su apoyo en la instrumentación de una nueva política económica. Pero como ellos son de los ciegos que simplemente no quieren ver, ese llamado se producirá inevitablemente en un futuro gobierno de la MUD, donde habrá conciencia de que la recuperación del país exige la participación de todos sus sectores, sin excepción.

Ahora más que nunca hay que rescatar la idea de que una nación es grande por el concurso de todos sus ciudadanos, apartando por consiguiente el peregrino criterio de que los más elevados méritos solamente se consiguen gracias a destacados logros en el campo militar o político: Simón Bolívar en el siglo XIX y Rómulo Betancourt en el XX.

Figuras significativas como la negra Matea, Juan Pedro López, Andrés Bello, Simón Rodríguez, Juan Lovera, el padre Sojo, José Ángel Lamas, Juan Vicente González, Nicanor Bolet Peraza, Arístides Rojas, Arturo Michelena, Teresa de la Parra, José Gregorio Hernández, Teresa Carreño, Armando Reverón, la madre María de San José, Mariano Picón Salas, Andrés Eloy Blanco, Miguel Otero Silva y Lorenzo Mendoza Quintero, en áreas o actividades muy diversas, también han hecho contribuciones fundamentales a la grandeza y reconocimiento de que goza nuestro país. De manera que nosotros también abogamos por Lorenzo Mendoza como exitoso empresario que jamás ha dudado en concentrar la mayor parte de sus inversiones aquí. ¿Podemos pedir más?

Terminamos entonces: ¡dejen a Lorenzo en la Polar!