• Caracas (Venezuela)

Eddo Polesel

Al instante

Eddo Polesel

Para que no se pierda la memoria

autro image
  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

1.- Les estamos haciendo juego al régimen si seguimos diciendo que no hay dólares, porque sí los hay pero lo tienen ellos; no debemos olvidar que la mitad de los dólares que pagan los que compran el petróleo de contados no han entrado en el BCV sino que van directo en el famoso Fonden que administra el presidente de la República (léase Ramírez-Castro) sin rendición de cuenta al país. Según cálculos dignos de crédito, para 2013 de los 88.962 millones de dólares entraron en BCV solo 38.776 millones frente a unas importaciones que llegaron a 53.000 millones. Hay que emplazar a los responsables que rindan cuenta. ¿Donde han ido 1,3 trillones de dólares de que han dispuesto?  Pregúntese cuánto han ido a dotar a los hospitales, a la construcción de escuelas de primaria y secundaria. Cuánto se ha invertido en infraestructura vial urbana e interurbana. Cuánto ha ido cubriendo déficit operativo de las empresas estatizadas antes productivas. Cuántos miles de millardos de bolívares ha impreso y ha puesto a circular el BCV para cubrir nóminas de las empresas deficitarias administradas por el régimen, lo cual viola el artículo 320 de la Constitución, ya que el BCV y el gobierno han venido vulnerando el objetivo de mantener los equilibrios macroeconómicos en función de los intereses de la colectividad; en cambio, han utilizado al BCV para que imprima billetes para su objetivo ideológico en detrimento de los intereses del país, porque la inflación que causa destruye el poder adquisitivo que con tanto alarde alegan que han aumentado.

2.- En cuanto al tan cacareado problema de las empresas de maletín cuyos testaferro han recibido, oficialmente, de Cadivi la mayor cantidad de dólares, debemos recordarles a estos mal gobernantes que, al poner en funciones el control de cambio en 2002, han borrado de la memoria de las aduanas del país en la cuales estaban registrados tanto los importadores como cantidades y monto de las importaciones, variedad de mercancía importada, proveniencia y valores de importación; borrada esta información empezaron a asignar dólares sin referencia alguna, y así fue como nacieron, como hongos, empresas de maletín, cuyos testaferros –acólitos del régimen– con la complicidad de funcionarios de Cadivi lograron que Recadi, que fue considerado el robo del siglo, quedara corto.

3.- Las triangulaciones, otra novedad oficializada por el régimen, que junto a lo anterior ha dado vía a las importaciones de los entes públicos de equipamiento, insumos y medicinas a través de Cuba que, como es sabido, Cuba no produce. Triangulación que ha sido causa de encarecimientos en el precio que se ha convertido en mal ejemplo para los demás, tal como lo señaló el superministro del régimen que ha declarado que se había fugado, por esa vía, cuando menos, 20.000 millones de dólares dados oficialmente por Cadivi a 6,30. Y la pregunta que deberíamos hacer es ¿borrar la memoria en las aduanas, junto con la oficialización de las triangulaciones, fue un error o una acción premeditada para dar vía a sus negociados?, lo cual trajo costosos y moralmente condenables procedimientos casi generalizados que se han convertido en un auténtico desastre admitido por el superministro, pero no hay culpables y todo queda tapado, lo que significa complicidad y una sistemática y evidente violación que nos esclaviza. Preguntémonos ¿hasta cuándo? Seguiremos puntualizando, para que no pierda la memoria.