• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

En un año venezolanos pagaron el doble por alimentos y servicios

La canasta alimentaria tuvo un repunte interanual de 122,1% en febrero | Foto Archivo El Nacional

La canasta alimentaria tuvo un repunte interanual de 122,1% en febrero | Foto Archivo El Nacional

El incremento generalizado de los precios hizo que en enero el poder adquisitivo del salario mínimo cayera 17,4%, según la firma Econométrica  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El precio de los alimentos subió. Los de medicinas y artículos de higiene personal igual. El pago de los alquileres no se escapó del alza. La ropa y el calzado también cuestan ahora más que el año pasado.

Cifras del Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros muestran que las quejas de los consumidores  están justificadas: en un año han tenido que pagar 106,7% más para cubrir sus necesidades.

Mientras en febrero del año pasado una familia requería 17.425,35 bolívares para pagar la canasta básica, en 2015 debe destinar  33.759,96 bolívares. El alza entre enero, cuando la canasta se situó en 31.843,33 bolívares, y en el segundo mes de este año es de 1.916,63 bolívares, y los rubros que más subieron fueron salud y alimentación. Solo en el caso de la comida la canasta tuvo un repunte interanual de 122,1%. 

La data oficial del Instituto Nacional de Estadística, disponible hasta noviembre pasado, también muestra el aumento en el precio de la canasta alimentaria normativa. En un año los 50 productos que la integran se elevaron 90%.

Las cajas registradoras están marcando montos más altos por menos productos y los incrementos de salarios no han remediado la situación,  afirman economistas. Aun con el último aumento de 15%, que situó el sueldo mínimo en 5.622,48 bolívares, se requieren más de 6 sueldos para  pagar bienes y servicios, dice el reporte del Cendas.

“La realidad es que cada vez somos más pobres. Todos los precios suben a diario. Y el aumento de sueldos no es la solución. El problema que hay que atacar es la inflación. Pero el gobierno no lo ha hecho y todo parece indicar que por lo menos a corto plazo no harán cambios, por lo que seguirán los repuntes”, sostiene el economista Domingo Sifontes.

Cálculos de Econométrica reflejan que en enero la caída del poder adquisitivo del salario mínimo integral (incluidos ticket de alimentos) fue de 17,4%, mientras que en febrero estuvo en 8%, bajó por la entrada en vigor del aumento. Para las cifras se toman en consideración los números extraoficiales de inflación que indican que en el primer mes del año fue de 11% y en el segundo mes de 8%.

Henkel García, analista financiero y director de la firma, coincide en que los aumentos de salarios están lejos de contribuir a “proteger” el bolsillo de los consumidores, como han dicho representantes del gobierno. Insiste en que la solución es elevar la oferta global de productos. “El poder de compra no se decreta. El gobierno lo que hace es aumentar la liquidez, pero cuando ese dinero busca bienes no los consigue por los problemas de escasez”.

Aunque las fallas de abastecimiento de productos es generalizada y los consumidores las perciben, las cifras oficiales del índice que mide el Banco Central de Venezuela no se publican desde hace un año, en ese entonces la escasez se situó en 26,9%. Los datos más recientes los recoge el Cendas en su informe. En el documento señala que de los 58 productos que  componen la cesta alimentaria 17 presentaron problemas de escasez en febrero.


Los escasos son más caros. Los productos regulados por la Superintendencia de Precios Justos son los que presentaron más variación de precios, según la canasta que mide el INE. En noviembre los rubros regulados tuvieron una variación de 7,94%, y la de los no controlados fue de 5,97%.

Los analistas insisten en que los controles lo único que hacen es acelerar la inflación y la escasez. Los precios no solo suben porque la Sundde decreta ajustes, también porque no se consiguen y cuando aparecen se debe pagar más por ellos.

“Las regulaciones no funcionan. Al final sirven como incentivo para que la gente compre el bien regulado y lo revenda en el comercio informal varias veces por encima de su precio. Entonces el gobierno actúa regulando ventas por terminal de la cédula, que no mejora la producción”, agrega Sifontes.


LA CIFRA
12% aumentó el rubro salud en febrero con relación al mes anterior, según el reporte del Cendas