• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

20.000 venezolanos fueron afectados con quiebra de DAE

Anauco intervendrá en el juicio para evitar que lleguen a un arreglo que no beneficiaría a quienes quedaron varados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La quiebra de la aerolínea Dutch Antilles Express, en Curazao, afectó a 20.000 venezolanos que no pudieron abordar vuelos, se quedaron varados en una escala o en su destino final, según los casos que se presentaron a finales de agosto.

Roberto León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, aseguró que la organización que representa intervendrá en el juicio que se iniciará contra la compañía para exigir la devolución del dinero de los venezolanos afectados, debido a que en caso de que se levante la quiebra, solo se indemnizaría a los ciudadanos residentes en Curazao.

“Habrá una apelación a la quiebra de la aerolínea, por lo que podrían suspender ese proceso, pero de suceder, solo honrarán las deudas locales. Es necesario una carta del Cónsul de Venezuela explicando la alarmante situación para que el juzgado lo tome en cuenta”, sostuvo León.

Anauco evalúa adherirse al llamado como acreedores al juicio de quiebra de DAE para evitar la suspensión del proceso mediante cualquier arreglo que dejaría por fuera a los venezolanos afectados. “Todos regresaron al país, pero en ningún momento hubo apoyo de los consulados”, criticó.

Los ciudadanos varados hicieron uso de los dólares otorgados para consumo y se quedaron sin nada para regresar a Venezuela, salvo lo que normalmente guardan para el pago de impuestos. “Se quedaron sin divisas y buscaron la manera de pagar otro pasaje”.

Chiarina García, una de las afectadas, recordó que compró cuatro pasajes en febrero y en agosto se enteró de la quiebra de la aerolínea. “Desde entonces los 4 pasajes subieron de 35.000 a casi 200.000 bolívares y ya es imposible visitar a mi familia”, lamentó.

Gilberto Vizcarrondo, otro de los afectados, manifestó que el Estado debió tomar previsiones, pues en ningún momento se detuvo la venta de boletos y ya era conocido que los pasivos de la empresa superaban sus activos. “El Instituto Nacional de Aeronáutica Civil también debió actuar”.