• Caracas (Venezuela)

Al instante

Al venezolano se le restringe cada vez más la oferta de bienes y servicios

La escasez obliga a los consumidores a resignarse con lo que hay | Foto Henry Delgado / Archivo

La escasez obliga a los consumidores a resignarse con lo que hay | Foto Henry Delgado / Archivo

Hoy se padece el retraso tecnológico, la ausencia de marcas, la imposibilidad de reparar los vehículos por falta de repuestos y la aplicación de tratamientos médicos con técnicas en desuso    

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La acentuada y generalizada escasez de bienes y servicios que padece Venezuela obliga a los consumidores a conformarse con lo que encuentran en los anaqueles. En enero pasado, último mes que el Banco Central de Venezuela publicó este indicador, rompió récord, llegó a 28%.

La economista Sary Levy indicó que un mercado con las severas fallas de mercancía como el venezolano es incapaz de satisfacer las necesidades de los consumidores, porque eso solo se logra con una diversidad de productos sólida y duradera.

“Esta dinámica ha hecho que los venezolanos pierdan calidad de vida. “Sin importar el precio, el tiempo que les tome conseguir el artículo, o si llena o no sus requerimientos, lo que le importa a los consumidores es encontrarlo”.

Levy agregó que esto ha disminuido la capacidad productiva de los ciudadanos venezolanos porque deben invertir mucha energía y tiempo en una actividad irrelevante y cotidiana como es hacer mercado.

El también economista Ángel García Banchs dijo que en lo que se refiere al área industrial la escasez de materias primas e insumos limita la expansión y desarrollo de los procesos productivos. Señaló que los empresarios están preocupados por la inmediatez, por encontrar determinado material y no tener que interrumpir la fabricación. “No tienen tiempo para planificar crecer”.

Datos de Conindustria señalan que en lo que va de año el sector manufacturero, en promedio, ha operado a 50% de su capacidad instalada. La encuesta de coyuntura del segundo trimestre de 2014, que realizó el gremio entre sus afiliados, mostró que 65% de los consultados disminuyó su producción.

Levy coincidió con García Banchs en que la escasez, en el sector industrial restringe la capacidad de innovar. Ambos economistas afirmaron que en la región, Venezuela es el país que tiene los peores indicadores en lo que se refiere a desarrollo y crecimiento económico.

TELECOMUNICACIONES
Este año la Cantv, la principal empresa del sector de telecomunicaciones del país, comenzó a ofrecer, en algunas zonas del país 10 megas para la navegación en Internet. Pero Bolivia, Nicaragua y Guatemala, cuyas economías son más pobres que la venezolana, poseen esa velocidad en grandes partes de sus territorios desde hace algunos años. “Ese es el promedio de navegación en América Latina”, dijo una fuente.

El desarrollo de las telecomunicaciones en el país depende de la Cantv, porque es la empresa más grande y la que tiene la mayor infraestructura instalada del país. Esta dependencia, junto con la falta de inversión en la industria, mantiene estancadas las telecomunicaciones.

La fuente indicó que el sector requiere entre 1 y 1,5 millardos de dólares anuales para operar, pero desde 2011 la inversión ha descendido entre 30% y 50% desde 2011 por falta de divisas. Para 2014 proyectó que al cierre del año el desembolso no irá más allá de 400 millones de dólares: 26% del requerimiento anual.

En lo que se refiere a celulares, la situación de atraso no cambia. Las dos operadoras de telefonía móvil privadas brindan G3 e incursionan en G4. “Esta es nuestra realidad, pero en Ecuador hay G4 en todo el país. La falta de dólares impide masificar esa tecnología aquí”, aseveró.

La posibilidad de cambiar de celulares es cuesta arriba. La fuente agregó que al cierre de este año las compañías apenas aportarán al mercado 10% de los equipos demandados por la escasez de dólares para importar. “Los que tengan un sólido poder adquisitivo podrán recurrir a las páginas web, donde particulares ofrecen los equipos de última generación, pero a precios elevados”.

SALUD
La severa escasez de insumos y equipos médicos existente en el país ha hecho que los profesionales de la salud apliquen técnicas y terapias que estaban en desuso. Cristino García, director ejecutivo de la Asociación Venezolana de Clínicas y Hospitales, afirmó que la medicina ha retrocedido aproximadamente 30 años por la escasez.

Un ejemplo de retroceso es que desde inicios de 2014 en los centros de salud se dejaron de hacer las laparoscopias porque no hay los equipos necesarios para esta técnica. Esta falta lleva a los cirujanos a hacer intervenciones más complejas, y a los pacientes a guardar más reposo. “Operaciones que estaban en desuso por la aparición de técnicas más novedosas”, dijo García.

Los stems, equipos que dilatan las arterias sin necesidad de practicar una intervención quirúrgica, también están agotados. Como no hay, los médicos están aplicando la estreptoquinaza, una enzima cardíaca que se usaba hace 30 años, cuyos resultados dilatorios no están 100% comprobados como con los ítems, dijo García.

En 2014 los importadores de equipos e insumos médicos solo han podido traer al país alrededor de 10% de los requerimientos anuales del sector, que ronda un millardo de dólares, señaló una fuente. Añadió que en años anteriores, a esta altura, ya había ingresado al país alrededor de 400 millones de dólares en materiales.

Las dificultades que han tenido los importadores de este rubro han obligado a las clínicas a comprar directamente en el exterior para atender a pacientes crónicos, informó otra fuente. Expresó que son materiales cuyos inventarios se agotaron y son indispensables. 

“Pero esto no soluciona el problema porque no es algo que podamos mantener en el tiempo debido a que no tenemos el músculo financiero para hacerlo”, indicó la fuente.

AUTOMOTRIZ
En 2014  las salas de exhibición de los concesionarios automotrices han estado vacías. Los anaqueles de los locales de venta de repuestos prácticamente no tienen que ofrecer. ¿La razón?, la dificultad para obtener las divisas por parte de los representantes de la industria, que ha impedido adquirir materias primas e insumos para el regular ensamblaje de vehículos y autopartes.

El último reporte de la Cámara Automotriz de Venezuela señala que en agosto de 2014 la producción de automóviles descendió 83% con respecto al periodo del año pasado. En los primeros meses del año apenas se han ensamblado 8.508 vehículos, frente a los 50.967 que se fabricaron en 2013. A este ritmo, los representantes de los concesionarios señalaron que satisfacer la demanda tomará 5 años.  

Las estadísticas de la Cámara Nacional de Comercio de Autopartes reflejan que alrededor de 70% las piezas que usa el parque automotor venezolano son importadas. En 2013 la importación de este rubro cayó 70% y en este 85%, según Canidra.

El presidente del gremio de autopartes ha declarado en reiteradas oportunidades que la imposibilidad de abastecer regularmente el mercado pone el riesgo el buen estado de los 4,8 millones de vehículos que forman el parque automotor venezolano.

Ha explicado que la falta de las piezas hace que los carros no reciban el mantenimiento requerido a tiempo, lo que acorta la vida útil de los carros. En el caso de reparaciones la situación es más grave. Es posible que un automóvil esté parado meses por falta de las piezas que se le deben reemplazar.