• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Las utilidades son un buen capital para emprender un negocio

Bolsa de dinero

Bolsa de dinero

Renovar los equipos tecnológicos de la familia también es una opción inteligente para aprovechar los ingresos decembrinos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En una economía inflacionaria como la venezolana, los consumidores tratan de anticiparse a los aumentos de precios.

Por eso, las compras cada vez son más racionales y por estas fechas se busca optimizar el rendimiento de utilidades y aguinaldos.

Las tradicionales inversiones en fondos mutuales o la compra de acciones no brindan una rentabilidad que iguale la tasa anual de inflación. Si se pretende una rentabilidad alta, la mejor opción es emprender un pequeño negocio que pueda convertirse en una segunda fuente de ingresos el próximo año.

"Las utilidades no alcanzan para montar una posada turística o una franquicia. De lo que se trata es de hacer una pequeña inversión y elaborar un plan de negocios para germinar un emprendimiento. Se puede comenzar con algo simple como la compra de artículos para vender. Lo mejor son los negocios dinámicos y con los que la persona esté conectada porque si no se abandonan y terminan en un fracaso", aseguró el economista Ignacio Hernández, director de Corporación Valora-T, firma dedicada a la asesoría en finanzas personales.

El capital de las utilidades puede convertirse en la fórmula para empezar la venta de alguna mercancía en el lugar de trabajo, pero también es un dinero que puede invertirse para el registro de una firma propia para contadores, arquitectos o ingenieros.

"Si bien es difícil emprender en el país, no hay duda de que la gente es muy creativa. Aún hay mercado, flujo de dinero y muchos bolívares en la calle. Montar un negocio es una manera de canalizar ese dinero hacia nosotros. Hay que medir los riesgos, pero es bueno recordar que los costos disminuyen si se utilizan Internet y las redes sociales como plataforma de comercialización", dijo Fernando Serrano, especialista en planificación personal y asesor financiero de Inexco Group.

Pagar el registro de la compañía, diseñar la página web e imprimir las tarjetas de presentación son algunas de las inversiones pequeñas con las que se puede iniciar un emprendimiento para llevar en paralelo un empleo formal.

Constituirse como un servicio de consultoría y dictar talleres internos en las compañías son las opciones más clásicas para instalar una firma personal.

"Comprar otro carro es una inversión que no te da rentabilidad. Hay que comprarle el seguro, pagar el estacionamiento y al final eso se convierte en otro gasto. El emprendimiento en cambio permite que la gente cree un sentido de pertenencia con esa inversión y se convierte en una fuente alternativa de ingresos para el futuro, que es la única manera de alcanzar la libertad financiera", afirmó Hernández.

Los especialistas en finanzas personales consideran que endeudarse en bolívares también es una buena opción para quienes pretenden emprender un negocio de dimensiones más amplias como la compra de una franquicia de perros calientes. La tasa activa de los bancos se mantiene alrededor de 24% y algunas entidades ofrecen créditos con tasa fija para pagar en un plazo de tres años.

"El endeudamiento sigue siendo atractivo desde el punto de vista del costo. Las utilidades se convierten en el capital inicial y el apalancamiento en el capital adicional, pero hay que revisar muy bien que se pueda asumir el compromiso financiero sin problemas", recomendó Serrano.

La tendencia. El alto precio de los inmuebles y los obstáculos jurídicos para alquilar uno terminaron por convertir los apartamentos en inversiones poco atractivas. La compra de un carro para la familia es una opción que depende de la disponibilidad de vehículos en un mercado muy reducido. Las alternativas financieras para invertir cambiaron en los últimos tres años, pero todavía hay una ventana para sacar el máximo provecho a cada bolívar de las utilidades con acciones pequeñas como modernizar los equipos tecnológicos o abrir un negocio propio.

"Es un buen momento para renovar la línea blanca, la línea marrón y todos los equipos tecnológicos de la familia.

Son objetos que se van a revalorizar y que se convierten en una manera de resguardar el patrimonio", indicó Fernando Serrano, que también es administrador de empresas.

Los electrodomésticos, computadoras y teléfonos celulares marcan una nueva fase tecnológica que los separa por mucho de los equipos de la era anterior. Ahora los televisores vienen con pantalla plana, ofrecen alta definición en la imagen y en su mayoría dan la opción para conectarse a Internet. Igual sucede con las cocinas diseñadas para ahorrar consumo de energía eléctrica y las lavadoras que utilizan menor cantidad de agua.

No sólo se trata de adquirir la última innovación tecnológica sino más bien de adelantar el momento de compra de los equipos que necesitan una renovación para obtener un mejor precio.

"Si se está pensando en cambiar la lavadora en los próximos tres o cuatro meses, es mejor hacerlo ahora porque muy probablemente el precio sea 40% o 50% mayor en el corto plazo. Si se tiene un televisor muy viejo también se puede aprovechar para cambiarlo, porque es un salto tecnológico que ayudará a disminuir los gastos futuros", afirmó Ignacio Hernández.

Todos los equipos tecnológicos llegan al país vía importaciones, así que comprarlos en la temporada decembrina supone proteger las finanzas ante cualquier ajuste del tipo de cambio que haga el Gobierno en 2013.

El principio también aplica para las remodelaciones de las viviendas como la ampliación de la cocina, el cambio de los clósets o la instalación de un nuevo sistema de enrejado. "No es recomendable comprar otro inmueble para alquilarlo, pero sí es buen momento para remodelar y darle valores adicionales a la vivienda principal. Es un activo que se revaloriza con el tiempo", dijo Serrano.