• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Para surtir la nevera se necesitan Bs 13.482

Entre las hortalizas, el tomate, el pimentón y la cebolla han pasado la barrera de 150 bolívares el kilo | Foto Omar Véliz / Archivo

Los especialistas afirman que los aumentos tienen que ver con problemas de suministros a los productores | Foto Omar Véliz / Archivo

Los tickets de alimentación que reciben los trabajadores han perdido casi la mitad de su poder de compra desde 2008 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Adquirir los alimentos se ha convertido en una tarea cada vez más complicada en los últimos meses. Entre enero y agosto la Canasta Alimentaria Familiar aumentó 61,5%, según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros.

Mientras a comienzos de año los venezolanos debían disponer de 8.349,78 bolívares para surtir la nevera, a finales de agosto la cifra ascendió a 13.482,56 bolívares, lo que representa un incremento de 5.132,87 bolívares.

Frutas y hortalizas es el rubro que mayor aumento registró en agosto, con relación al mes de julio. Presentó un alza de 15,9%, seguido de raíces y tubérculos con 9,2% y carnes y preparados con 5,7%.

Los tomates fueron los que más aumentaron, pasaron de 91,40 bolívares a  131,00 bolívares en un mes. La carne de res molida y la de lagarto se vendió en 164,00 el kilo, 788,4% por encima del precio fijado. Mientras que el aceite de maíz repuntó 313,5%.

Oscar Meza, director del centro, afirmó que los aumentos son el resultado de políticas erradas del gobierno que se ha encargado de cercar a los productores. “Hay un daño estructural que es la caída en la producción, lo que no se produce se importa y como hay escasez de divisas, lo que tienes es que la oferta no es suficiente, se produce la escasez y los precios crecen”.

El economista Henkel García coincide con Meza. Refiere que las alzas son consecuencia de los problemas que se han presentado con el suministro de insumos y su incidencia en la productividad.

García añadió que, con base en cálculos de Datanálisis, los venezolanos destinan 40% de sus ingresos a la adquisición de alimentos. Aseguró que los más afectados son las personas de pocos recursos, que destinan mayor parte de su dinero a comprar comida.

Las cifras oficiales más recientes de la Canasta Alimentaria Normativa del Instituto Nacional de Estadística llegan solo hasta mayo de este año. En ese mes ya se evidenciaba el aumento de los alimentos. Según sus cálculos, la canasta varió de 3.640,55 bolívares en enero a 4.448,56 en el quinto mes del año. La variación con abril fue de 6,18%. Un incremento por encima de 5,1% que registró para ese mes el Cendas.

Meza y García afirman que la situación no va a cambiar en lo que queda del año. “Quizás en el último trimestre de 2014 veremos que la inflación estará impulsada por los aumentos que el gobierno hará de manera obligada a los alimentos regulados para atacar el problema de la escasez que hay en el país”, indicó García.

Tickets insuficientes. El bono de alimentación que reciben los trabajadores, adicional al monto de los salarios para aliviar el gasto en comida, ha perdido 48% de su poder de compra desde enero de 2008, afirmó Henkel García.

Detalló que los tickets, cuyo monto oscila entre 31,75 y 63,50 bolívares por día trabajado –0,25 y 0,50 de la unidad tributaria vigente–, está muy por debajo de las demandas en alimentos de los trabajadores.