• Caracas (Venezuela)

Economía

Al instante

Se restringirá el gasto no esencial de los hogares

Analistas financieros, como el economista Luis Oliveros, señalan que el poder adquisitivo de los hogares de las clases D y E, que se había recuperado el año pasado, se resentirá debido al encarecimiento de los bienes y servicios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con la devaluación el poder de compra de las familias venezolanas se verá afectado a corto plazo en todos los estratos socioeconómicos, lo que incidirá a su vez en las decisiones de compra y en los hábitos de consumo.

Analistas financieros, como el economista Luis Oliveros, señalan que el poder adquisitivo de los hogares de las clases D y E, que se había recuperado el año pasado, se resentirá debido al encarecimiento de los bienes y servicios.

"Las clases media y popular habían tenido un incremento en términos reales en su capacidad de compra, pero este año la situación va a cambiar como consecuencia de la devaluación. El primer impacto será el incremento de la inflación", indicó Oliveros.

Cuando en un hogar se recortan los gastos de entretenimiento como ir al cine, comer en restaurantes, salir de viaje, y otros, si no mejora el ingreso, es inevitable que se afecte también el hábito de consumo básico. "Si antes se compraba jamón y queso, se puede dejar de comprar uno de los productos o racionar el consumo. El venezolano promedio verá esté año una caída de su poder adquisitivo, que afectará más a los de estratos bajos porque el sueldo no va a alcanzar, a menos que apele a endeudarse, lo cual es una mala decisión", agregó.

Jean Marc Francois, director de la firma Retail Audit, que mide el mercado de consumo masivo, dijo que la primera reacción de la población será recortar los gastos que consideren no prioritarios. "Si hay cambios drásticos de precios y una reducción del poder adquisitivo, sin duda mermará el consumo".

Especificó que la población de los estratos A, B y C, en la medida que se afecte el ingreso, reducirá los llamados gastos suntuarios o de lujo como los viajes al exterior, que ahora serán más caros por el alza de los pasajes. Igualmente pospondrá las decisiones de compra de vehículos adicionales o casas. Optará por reparar más bienes electrodomésticos y equipos del hogar en lugar de comprarlos nuevos.

Y en el caso de entretenimiento disminuirán el gasto en comidas fuera de casa, en restaurantes.

En la población de los estratos D y E o de bajos recursos el impacto en el alza de los precios de bienes importados generará un desequilibrio en el poder de compra. Francois apuntó que aunque hay gastos inamovibles como los alimentos, artículos de cuidado personal y limpieza y tecnología, que son considerados prioritarios, estos segmentos comenzarán a racionar el consumo y las compras.

"Si tienen telefonía celular prepagada comprarán tarjetas más económicas o empezarán a pagar por llamadas en puestos informales para ahorrar el saldo en sus teléfonos", expresó, y agregó que en el caso de alimentos optarán por productos más rendidores como harinas, pastas, salsas, pollo y enlatados. Y en productos de cuidado personal, si antes compraban un champú por cada miembro del hogar, pueden decidir adquirir envases familiares para que rindan más y lo puedan usar todos.

El especialista en consumo masivo dijo que en momentos en que se restringe el poder adquisitivo las familias aplican planes de racionamiento del consumo, según sus posibilidades. Destacó que hay gastos que aunque pesan en el presupuesto se mantienen sobre todo en las clases bajas, porque significan una compensación. "No se eliminan, pero se disminuyen como la compra de licores, el entretenimiento y el consumo de algunos productos de belleza y tecnología".

Señaló que para la población de los estratos medios y bajos el cuidado personal es prioritario por lo que hay servicios como peluquerías y barberías que seguirán entre los gastos, pero se disminuirá la frecuencia de visitas a estos establecimientos. "Los grandes ganadores serán las bodegas pequeñas de los barrios, que venden los productos graneados, como 20 o 30 bolívares de determinado producto. Cuando se afecta el ingreso la gente deja de hacer las compras mensuales para realizar compras diarias y semanales, y allí los lugares preferidos son bodegas y panaderías", recordó.

El recorte de gastos y los cambios de hábitos del consumo también se reflejan en el estudio Pulso del Consumidor de Datos. El informe destaca que los venezolanos en momentos de recesión o problemas económicos sacrifican gastos como compra de dulces, confites, comidas fuera del hogar, y una proporción reducirá las idas a peluquerías o barberías. También gastan menos en entretenimiento e incluso algunos disminuirían la compra de bebidas alcohólicas.